Cómo reponer fuerzas tras hacer ejercicio si eres diabético

¿Eres diabético? Entonces ya sabrás que hacer ejercicio te viene genial y es imprescindible para que te encuentres bien, ya que regula el nivel de glucosa, provocando (si es un ejercicio regular) una mayor eficacia de la insulina. También ayuda a que puedas perder peso, a encontrarte más ágil, a combatir el estreñimiento y a reducir el riesgo de enfermedades del corazón.

Reponer fuerzas tras el ejercicio para los diabéticos

Pero aún sabiendo todos estos beneficios, ¿te da miedo realizar deporte por tu enfermedad? Que esto no sea un impedimento, el ejercicio físico es vital para tu salud, ¡muévete y empieza a sentir las mejorías que conlleva!

Recomendaciones previas

¿Quieres empezar a realizar ejercicio? Sería preferible que realizaras deporte acompañado por alguna persona. Acostúmbrate a llevar tabletas de glucosa o caramelos para tenerlos a mano, un calzado cómodo y a evitar cansarte demasiado.

Además de recomendarte el ejercicio aeróbico (baja intensidad pero mucha duración como andar, correr o nadar) en vez del anaeróbico (alta intensidad pero poca duración como el ejercicio en máquinas de fuerza), te aconsejo que te autocontroles el nivel de glucosa en sangre antes y después de que realices alguna actividad deportiva. ¡Nunca se es demasiado precavido!

Alimentos recomendables tras el ejercicio en diabéticos

Como cualquier persona, en primer lugar debes beber agua tras realizar deporte para hidratarte.

Si realizas un ejercicio suave, lo más posible es que la concentración de azúcar en tu cuerpo baje, por lo que los diferentes nutrientes que puedes consumir para que tu organismo se reponga en perfectas condiciones pueden ser: los hidratos de carbono (pan y galletas integrales, pasta, patatas cocidas…), frutas frescas (naranjas o plátanos) o zumos naturales.

En cambio, si realizas un ejercicio intenso, puede que los niveles de glucosa aumenten. Pero cuidado, los ejercicios muy prolongados pueden aumentar los niveles de azúcar pero acto seguido tienden a bajar, por lo que en estas condiciones, no convendría añadir insulina. ¡Consulta siempre antes con tu médico qué hacer en tu caso en estas circunstancias! Él te podrá asesorar con precisión sobre cómo puedes llevar a cabo los ejercicios y cómo alimentarte en cada caso, ya que además según tu grado de diabetes tus circunstancias pueden variar.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*