El tabaco, un enemigo en la práctica deportiva

Seguro que a diario son muchas las personas que te aconsejan dejar de fumar. Siempre te dicen que es malo y perjudicial para tu salud. Además, si eres deportista o haces ejercicio físico regularmente y fumas, notarás que a veces practicar deporte te resulta imposible o tienes la sensación de que te falta el aire.

el tabaco, un enemigo en la práctica deportiva

Hoy quiero hablarte de qué consecuencias tiene el tabaco para un deportista.

Cómo afecta al ejercicio físico

Como todos sabemos, el tabaquismo es la dependencia que tiene una persona hacia el tabaco y que conlleva la intoxicación de su propio organismo atacando a la salud.  Abandonar este hábito no es fácil, ya que los cigarros contienen nicotina, que es una sustancia adictiva, pero te aseguro que cuando dejes de fumar, notarás cómo tus pulmones se llenan de aire más fácilmente que antes de dejar esta adicción.

Aunque aparentemente dos personas que realizan ejercicio regularmente son iguales, fumen o no, el interior de su organismo es totalmente diferente. En el caso de los fumadores, quedarán afectados los sistemas respiratorio y cardiovascular, provocando entre otros efectos,  la disminución de la resistencia, del rendimiento, del umbral anaeróbico o de la ventilación pulmonar.

¿No notas que te quedas sin aire al correr mucho más rápidamente que otras personas no fumadoras?

También afecta a los de tu entorno

También deben de haberte dicho un millón de veces que fumar no solo te acarrea graves consecuencias a ti, sino también a los que están a tu alrededor. ¿Sabías que el humo que es capaz de inhalar un fumador pasivo durante una hora es equivalente a tres cigarros fumados por él mismo? Y lo más grave es que puede sufrir las mismas consecuencias físicas que un fumador tanto a corto como a largo plazo.

Sé que para poder dejar de fumar hace falta mucha fuerza de voluntad, empeño y querer dejarlo de verdad. Y hay veces que todas estas cosas no son suficientes. Por eso existen métodos para ayudarte y hacerlo un poco menos difícil como, por ejemplo, cigarrillos electrónicos (muy de moda últimamente), parches de nicotina, caramelos, libros de autoayuda o, incluso, el propio deporte.

Es importante que a la hora de intentar dejarlo lo hagas por ti y por los de tu alrededor, para que podáis realizar ejercicio de manera sana y sin sufrir problemas de ahogo o de respiración.

¿A qué esperas para dejarlo?

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*