La fruta, ¿antes o después de la comida?

Creo que ya te he hablado en anteriores ocasiones del índice glucémico, pero voy a hacerte un repaso por si no te acuerdas de lo que es. Básicamente, indica la velocidad de los niveles de glucosa en sangre después del consumo de un alimento, es decir, el índice glucémico mide la velocidad de absorción de cada alimento.

Photo by Kristina Tripkovic on Unsplash

Photo by Kristina Tripkovic on Unsplash

Pero ¿cómo absorbe la fruta nuestro organismo? ¿es mejor consumirla antes o después de las comidas? Vamos a verlo…

La fruta después de la comida

Como norma general, la fruta se debe comer después de la comida, pero tienes que analizar qué tipo de comida estás comiendo (hidratos, proteínas, etc.), ya que cada uno tiene una velocidad de absorción distinta.

¿Te preocupa tomar una fruta después de la comida y engordar? En ese caso, debes saber que no es así, ya que una fruta no contiene muchas calorías. Lo que sí debe preocuparte es la cantidad de comida que vas a comer en total, ya que si realizas 6 comidas diarias, tu metabolismo está en continuo proceso de digestión y será la mejor manera de adelgazar, es decir, comer más veces pero en menor cantidad, sobre todo en la cena, que debe ser ligera y además irte a dormir pasadas 2 horas.

Photo by Jo Sonn on Unsplash

Photo by Jo Sonn on Unsplash

Antes de la comida

Pero, ¿y qué pasa si consumes este alimento antes de la comida? Lo normal es que no tengas tanto apetito, por lo que comerás menos cantidad en la comida. Sin embargo, como se dice en las matemáticas, “el orden de los factores no altera el producto”. Si comes una pieza de fruta antes o después de la comida, no alteras el organismo. Pero ¡cuidado!, no realices comidas copiosas. ¡Eso es precisamente lo que te hace engordar!

Frecuencia de las comidas

Si realizas seis comidas diarias, debes comer cada tres horas. ¡Te ofrezco una combinación! Realiza una comida de dos frutas, por ejemplo una de índice glucémico alto como el plátano y otra de índice bajo como la manzana, para tener energía las tres horas siguientes.

Recuerda que si eres de los que realiza deporte, debes ir hidratado tanto de agua como de alimentos antes de realizar actividad física. Toma una fruta con altas de cantidades de agua antes de ir al gimnasio y una con índice glucémico alto después. ¡Notarás la diferencia! Si no conoces ninguna fruta que se absorba rápidamente, algunos ejemplos son la naranja, el mango, el melón o la sandía. Prueba a prepararlos en zumo y ¡seguro te gustarán!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*