Llena tu dieta de alimentos antioxidantes

Buenos para prevenir el envejecimiento celular y retardar el desarrollo de todas las enfermedades relacionadas con la degeneración celular. Esto es lo que todos entendemos por antioxidantes, ¿verdad? Hoy te voy a hablar de ellos, de los alimentos antioxidantes.

Photo by Iñigo De la Maza on Unsplash

Photo by Iñigo De la Maza on Unsplash

Pero antes de nada voy a ponerme un poco en plan profesora. Porque… ¿cuántas veces has oído hablar de ellos y cuántas veces te has preguntado qué eran exactamente?

¿Qué son los antioxidantes?

El término antioxidante hace referencia a la actividad que numerosas vitaminas, minerales y otras sustancias no nutritivas que ingerimos con los alimentos tienen sobre los llamados radicales libres. Los radicales libres, por su parte, son moléculas que el cuerpo produce al procesar los alimentos o por la exposición a elementos ambientales nocivos como el tabaco o la radiación. Estos radicales pueden reaccionar con otros componentes de las células y provocar su oxidación, lo que altera su estabilidad y funcionalidad.

Los antioxidantes protegen a las células de los radicales libres y previenen algunas enfermedades o el propio envejecimiento natural. Y aunque esta relación entre antioxidantes y prevención o ralentización de las enfermedades no se ha podido demostrar científicamente, lo que sí está demostrado es que son muy saludables. Eso sí, tomados de forma natural, con alimentos ricos en ellos, y no en forma de suplementos. Así que, habrá que conocerlos estos alimentos, ¿no?

¿Qué comer para oxidarse menos?

No te voy a aburrir con la lista de sustancias consideradas antioxidantes. Los más conocidas son las vitaminas A, C y E, minerales como el selenio y el magnesio, y otras sustancias como los alfa y beta carotenos, la luteína, el licopeno… Pero lo que nos interesa es saber en qué alimentos podemos encontrarlas.

A lo mejor te sorprende, pero uno de los alimentos más ricos en antioxidantes es el ajo. Sí, ese condimento tan incomprendido en los países no mediterráneos. Incluso ha logrado, en experimentos con ratones, hacer desaparecer tumores.

Luego está casi todo lo que tiene color rojo en todas sus tonalidades: fresas, frambuesas, arándanos, cerezas, uvas (preferentemente las negras), ciruelas, berenjenas, tomates, cítricos… También es rico en antioxidantes el té, pero esta vez no el rojo, sino el té verde. A la lista hay que sumar el pimiento, kiwi, brócoli, nuez, patata, piña, manzana, espinacas y las legumbres, muy especialmente la soja y las judías rojas.

Y para acabar la comida, nada mejor que un café o un poco de chocolate negro y amargo: deliciosos y antioxidantes. ¡Que aproveche!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*