Descubre los beneficios de las hierbas aromáticas

Las hierbas aromáticas son muy fáciles de conseguir, bien en tiendas o bien, si las conoces, en la propia naturaleza. ¿Te imaginas tener en casa tu propio herbolario y poder tomar la infusión de hierbas aromáticas que te apetezca? ¡Yo lo estoy pensando!

Photo by Shaun Meintjes on Unsplash

Photo by Shaun Meintjes on Unsplash

Es una gran idea, porque son muchos los beneficios que tienen estas plantas para tu salud. Hoy te voy a poner varios ejemplos de lo que consigues con diferentes tipos de hierbas. ¡Toma nota!

Tipos de hierbas aromáticas

El tomillo es una planta aromática con fama de alargar la vida tomándolo en forma de infusión. Ayuda a mantener altas las defensas y es tónico y energizante física y mentalmente.

El romero contribuye a la curación y desinfección de las heridas, en especial en los animales. Se prepara una infusión hirviendo la hierba en agua y se aplica esta con unas gasas. El romero también te puede servir para hacer en invierno una sopa muy rica, saludable y sobre todo digestiva. Los ingredientes que debes utilizar son: agua, romero, ajo, aceite, sal y pan tostado. ¡Deliciosa!

Mi preferida es la manzanilla, ya que es la hierba aromática ideal para ayudarnos a aliviar los síntomas de depresión o estrés. Es perfecta para tomarla a diario y combina perfectamente con la miel. Tiene además propiedades antiinflamatorias y antisépticas, por lo que se usa también para deshinchar y desinfectar los ojos. Por si fuera poco es legendario su efecto beneficioso sobre la digestión.

La plata de la María Luisa o Hierba luisa se destina también a regular las digestiones pesadas, aliviando la indigestión o los problemas de gases. Tiene un sabor muy suave y a mí es una de las que más me gustan.

Cómo preparar las infusiones

Preparar todas estas hierbas aromáticas es muy sencillo, solo tienes que hervir agua, añadir las plantas y después tapar. Cuando empiece a hervir de nuevo el agua, espera un par de minutos y apaga el fuego. Únicamente tienes que colar el agua y la infusión ya está lista para utilizar. Puedes tomarla vía oral o como por ejemplo en el caso de la manzanilla, puedes mojar unas gasas en ella y aplicarla sobre el ojo hinchado o infectado.

Pero no olvides tomarte tu tiempo para beberte una infusión. Es una ocasión única para saborear y oler los aromas del bosque, y, por qué no, ¡para relajarte!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*