Di ‘adiós’ a las frituras, y dile ‘hola’ a tu horno

Photo by Toa Heftiba on Unsplash

Photo by Toa Heftiba on Unsplash

Las frituras y los rebozados juegan un papel importante en la alimentación de muchas personas. He conocido a mucha gente que a la primera de cambio tiran de congelados para freírlos. Y es que son platos que se pueden preparar rápidamente y sin apenas esfuerzo y, por eso, están presentes cada vez más en nuestra rutina de alimentación. Sin embargo, un consumo excesivo de estos productos puede ser perjudicial, ya que tienen mucha grasa. Por esta razón, quiero presentarte algunos platos que puedes hacer en el horno en lugar de usar la freidora o la sartén. ¡Ya verás qué ricos quedan!

 

Reduce la cantidad de aceite que consumes

Una de las ventajas de usar el horno frente a la freidora es que no tendrás que usar aceite para que los alimentos queden ricos y nutritivos. El resultado será el mismo y el contenido de grasa mucho más bajo.

Algunos ejemplos de alimentos que tradicionalmente solo se cocinaban en la sartén y que puedes hacer sin problemas en el horno son las empanadillas, las croquetas, las alitas de pollo e, incluso, las riquísimas torrijas. ¡Sí, has leído bien!

Y ya puestos a sacarle ventajas, usando el horno te evitarás situaciones muy habituales, como que cojas una empanadilla y tenga tanta grasa que gotee y se te queden las manos manchadas o, incluso, te caiga el aceite en la ropa.

No hace falta que abandones la sartén

Obviamente, la mayoría de los platos requerirán más tiempo para su preparación que haciéndolos de la manera habitual, pero si vas reduciendo el número de veces que usas la sartén o la freidora, tu salud te lo agradecerá.

Si trabajas fuera de casa y vas a comer a casa, probablemente tengas poco tiempo para cocinar y el horno no siempre es una buena alternativa. Por eso, te propongo que optes por comer estos alimentos el fin de semana, que tienes más tiempo disponible y puedes permitirte cocinarlos en el horno sin prisa.

Hay algunas cosas que posiblemente son muy complicadas de hacer en el horno y es mejor freírlas, así que no es necesario que dejes de usar la sartén. Aunque siempre recuerda que es mejor hacerlo al menos a la plancha.

Lo ideal es que vayas probando diferentes cosas en el horno que siempre has hecho en la sartén y verás que la diferencia es poca o casi ninguna. De esta manera, irás haciendo cada vez más platos en el horno, por lo que usarás menos aceite. Además, puedes conseguir reducir la  cantidad de aceite de tus frituras y empanados si pones un papel de cocina sobre el plato en el que vas a ponerlos y así absorberá el exceso de aceite. ¡Que aproveche!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*