Meriendas sanas (y sin pasar hambre)

A nadie se le escapa que la hora de merendar es un momento crítico, porque lo que te apetece es comer algo de bollería industrial, unas galletas o cualquier otra cosa que tendrá efectos negativos sobre tu organismo pero que estará deliciosa.

Photo by Brooke Lark on Unsplash

Photo by Brooke Lark on Unsplash

Quizá tú no pertenezcas a este grupo porque directamente has decidido saltarte la merienda para no caer en la tentación. ¡Pues muy mal hecho! La merienda es necesaria y no te hace engordar si comes lo que debes.

Comer algo entre el almuerzo y la cena

Igual que tomas algo a media mañana, debes hacer lo mismo a media tarde, esto te ayudará a no engordar porque mantendrás controlado el hambre.

Si evitas la merienda y no comes nada desde el almuerzo hasta la hora de la cena es probable que dejes la nevera vacía cuando llegue la hora.

Meriendas sabrosas y sanas

Algunas opciones para merendar de forma sana son las siguientes:

-       Un yogur desnatado. Puede ser de sabores o natural, si no te gusta sin azúcar añádele un poco de miel, estará más rico y será más sano.

-       Una deliciosa macedonia de frutas. Con el calor, además, es mucho más sabrosa, aprovecha todas las frutas maravillosas que hay en esta época del año que además cuentan con grandes cantidades de agua como el melón y la sandía. Te llenará el estómago al “precio” de muy pocas calorías.

-       Si eres fanático del café y no te puedes resistir, puedes tomarte un café con leche desnatada con 4 galletas bajas en calorías. Ojo a los azúcares que contienen, mira bien las propiedades antes de comprarlas.

-       En el caso de que seas más de té que de café, también puedes permitírtelo. Combínalo con media rebanada de pan con pavo para prepararte un mini sándwich.

-       Si te gustan las meriendas fresquitas, nada mejor que un zumo de naranja natural y cinco nueces. ¡Energía con pocas calorías y muchos beneficios!

-       Y mi preferido, del que abuso en verano, porque el resto del año es más complicado hacerlo, el batido natural de fresas con leche desnatada. Si te resulta un poco ácido, con un poquito de edulcorante ¡solucionarás el problema!

Como ves, merendar de forma sana y apetecible no es nada complicado si le pones ganas y tienes la intención de cuidarte. ¡No pases hambre por las tardes!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*