Coaching para prevenir la tristeza navideña

Coaching para prevenir la tristeza navideña

La Navidad es una época del año que con frecuencia, conecta con el poder de la ausencia como muestra el síndrome de la silla vacía propio de quienes experimentan una enorme apatía emocional ante la añoranza por un ser querido que ya no está. Existen momentos en los que tenemos que hacer un esfuerzo extra para luchar contra la tristeza cuando existe un factor externo que nos recuerda un dolor concreto. ¿Cómo prevenir la tristeza durante la Navidad?

1. En primer lugar, personaliza tu modo de vivir estas fiestas de acuerdo a tus deseos. Por ejemplo, existen fórmulas que pueden ser una vía de escape hacia una nueva realidad. Cada vez son más las personas que se animan a hacer una escapada vacacional en Navidades.

2. Márcate tres objetivos concretos que quieres cumplir durante las próximas fiestas. No solo puedes marcarte objetivos personales sino también, metas profesionales. Por ejemplo, desconectar de verdad del trabajo para descansar.

3. Con frecuencia, la Navidad se convierte en una época del año marcada por los cambios de horarios respecto de las rutinas familiares. En la medida de lo posible, intenta mantener tus hábitos frecuentes durante estas fechas. Existe un hábito que conviene mantener: dar un paseo.

4. Existen tradiciones que permiten potenciar el valor de las relaciones personales. Por ejemplo, escribir las felicitaciones navideñas. En ese caso, apuesta por felicitaciones personalizadas para que el mensaje hacia cada destinatario sea totalmente único.

5. No compares tu Navidad presente con cómo pudieron ser estas fiestas en años anteriores. Céntrate en este momento único.

6. Potencia tu espíritu crítico para no dejarte arrastrar por el espíritu consumista y conectar con los verdaderos valores de la Navidad. Los mejores regalos son gratis: comparte tu tiempo, tu sentido del humor y tus ilusiones con aquellos que quieres.

7. Es adecuado centrar las relaciones personales en lo positivo que tiene cada persona. La Navidad es una época muy intensa en cuanto a relaciones personales se refieren. No renuncies a tu propio espacio.  La recta final de año es muy propicia para hacer balance de las vivencias de estos meses, de las asignaturas que han quedado pendientes, de los aciertos y errores. Refuerza tu descanso personal durante la recta final de año para emprender con más fuerza todavía el 2015.

8. La Navidad es un tiempo de regalos. Intenta darte un capricho a ti mismo y elegir algo que te guste de verdad. Por otra parte, intenta poner tu toque personal en tus regalos hacia tus seres queridos. Puedes sumarte a la moda DIY.

9. Los planes caseros cobran protagonismo en este tiempo. En ese caso, puedes consultar las novedades en el catálogo bibliográfico de tu biliboteca habitual para disfrutar de una agradable lectura. La lectura refuerza la imaginación, potencia la creatividad, es una terapia antiestrés y un método de entretenimiento enriquecedor.

10. Disfruta del día a día. Este es el principal reto para disfrutar no solo de una Feliz Navidad sino también, de 365 jornadas únicas.

Foto – Manuel en Flickr

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*