Cómo entrenar tu fuerza de voluntad

Cómo entrenar tu fuerza de voluntad

La fuerza de voluntad es un motor de cambio esencial. Existen puntos débiles que pueden boicotear esta capacidad de superación: la pereza frecuente, la tendencia de posponer la toma de decisiones para mañana o incluso, el exceso de perfeccionismo pueden frenar la voluntad. La recta final de año es tiempo de balance personal para despedir el capítulo del 2014 con un análisis realista de los objetivos alcanzados y los retos que han quedado pendientes y así, abrir el nuevo ciclo del 2015 con una actitud realista. ¿Cómo ser tu propio coach y entrenar tu fuerza de voluntad?

1. En primer lugar, analiza cuál es tu situación presente para poder analizar el punto de partida del proceso de superación. Analiza las cosas tal y como son y no como te gustaría que fuesen.

2. La formación constante es una de las herramientas de apoyo esencial para entrenar la fuerza de voluntad gracias a la adquisición de nuevas competencias y habilidades. ¿Por qué es tan importante el conocimiento? Porque como afirma Sócrates: “Solo sé que no sé nada”.

3. Conviene interiorizar el deber de cumplir con la obligación más allá del apetecer. Cuando interiorizas este deber de cumplir con tu responsabilidad más allá de cuál sea tu estado de ánimo del momento, también fortaleces tu voluntad. Los grandes cambios en la vida se producen a partir de la suma de modificaciones en pequeños gestos. ¡Educa tu voluntad con amor, comprensión y respeto!

4. A punto de decir adiós al 2014 es un buen momento para preguntarte: ¿Cómo te gustaría que fuese tu vida dentro de un año? Visualiza a través de tu imaginación ese momento. Elabora un plan de acción para alcanzar esa meta.

5. Las relaciones personales son esenciales para el ser humano que es social por naturaleza. A través de las relaciones sociales también puedes conocerte mejor a ti mismo a través del feedback que recibes de los demás.

6. Es natural inaugurar un nuevo año con nuevos propósitos y deseos. Sin embargo, evita marcarte más de tres objetivos. De lo contrario, la mente se dispersa y es difícil concentrar la atención en tantos frentes abiertos.

7. Tienes que estar preparado para encontrarte dificultades en el camino hacia tu meta. Continúa tu camino más allá de los obstáculos.

8. Entrena la virtud de la paciencia. Existen muchas situaciones en las que el deseo de querer obtener resultados inmediatos a corto plazo nos hacer perder de vista qué es lo verdaderamente importante. Aprender a esperar es un gesto de sabiduría tan necesario como perder la paciencia en su contexto oportuno. Por ejemplo, es insano que una persona enamorada espere eternamente a otra con el deseo de ser correspondida.

9. Puedes consultar la oferta formativa de centros de ocio de tu ciudad para realizar un taller de crecimiento personal.

10. Si crees que puedes, podrás conseguirlo. Y si piensas que no puedes lograrlo, también estarás en lo cierto. En última instancia, tu propio pensamiento te condiciona en positivo o negativo.

Más allá de la edad, siempre puedes crecer como persona. De hecho, esta es la esencia de la vida: aprender. Albert Einstein afirma: “Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad”. No des la espalda a esa fuerza que guía tu corazón.

Foto – Bruno Torres en Flickr

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*