Cultivar la serenidad en primavera

Cultivar la serenidad en primavera

La primavera llega a nuestras vidas y esta estación del año tiene un significado especialmente positivo para todos aquellos que asocian el buen tiempo, la luz del paisaje y el clima agradable con la alegría. Está claro que la felicidad personal no debe depender de un hecho accidental como el día del calendario.

Sin embargo, el cambio de estaciones también puede marcar pequeños ciclos emocionales al darte la oportunidad de reafirmarte a ti mismo en el inicio de cada estación de tu objetivo existencial más importante: ser feliz sin poner excusas.

La primavera nos regala paisajes infinitos llenos de una perfección cromática que eleva el espíritu a través de la contemplación. ¿Cómo cultivar la tranquilidad de ánimo y la serenidad?

1. Identifica los puntos frecuentes de conflicto para poder resolver esos nudos emocionales que pueden llegar a enredarse demasiado en caso de no poner la atención en la solución del problema. Existen personas que ponen demasiada atención en el conflicto en sí mismo pero no tanto en la solución.

2. La prisa altera con frecuencia el valor de la rutina contidiana. Para poner en práctica el valor de la pausa integra espacios en los que puedas fijar tu atención en un fin concreto que no implica una productividad determinada, es decir, un resultado. Puedes sentarte en el banco de un parque mientras disfrutas de unas vistas bonitas y te deleitas en esas vistas del paisaje, sin mirar el reloj. Apreciando realmente esa belleza que tienes delante de ti.

3. La felicidad no es un medio sino un fin en sí mismo. Con frecuencia, conviene recordar este mensaje para ser fiel al orden de prioridades personales que define un estilo de vida feliz.

4. La filosofía nació a partir de la sorpresa de valorar la existencia de todo aquello que existe cuando podría no ser así. Nunca pierdas la capacidad de sorprenderte por tus talentos, por el amor que te rodea, por los logros alcanzados, por la maravillosa perfección de un universo lleno de misterios.

5. Disfruta del momento de la comida como un espacio personal para recargar las pilas. Integra en tus menús una de las frutas de la primavera: la fresa.

6. Anímate a practicar el arte de la fotografía para inmortalizar instantes cotidianos llenos de luz. La fotografía es el arte de captar un instante para convertirlo en atemporal gracias al poder de la subjetividad.

La primavera llega a tu vida como un regalo de fuerza. ¡Brinda por tu felicidad! Respira profundamente mientras tu corazón se llena de las vitaminas emocionales que aporta este aire puro de primavera que renueva el corazón dejando atrás la tristeza para dar la bienvenida a la alegría del color.

Fotos – Pexels

2 comentarios sobre:
“Cultivar la serenidad en primavera”
  • Gracias por instarnos a practicar la fotografia. Justamente este fin de semana estuve viendo el album familiar de una gran amiga y su familia. Pense que de no haber tomado esas fotos, esos instantes no serian visibles para siempre.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*