La felicidad tiene forma de libro

La felicidad en forma de libro

El pasado 23 de abril celebramos el Día del Libro, una fecha que en realidad tiene un significado especial más allá del momento del calendario gracias a ese refugio emocional que encuentra el lector en unas páginas. Fragmentos de historias con significado propio. Los gustos de los lectores son totalmente subjetivos, por ello, cada lector debe darse la oportunidad de experimentar un flechazo emocional con un tipo de lectura en concreto. Cuando descubres qué temas son los que más te gustan, entonces, se abre ante ti un universo infinito de posibilidades.

La felicidad tiene muchas formas, disfraces muy diferentes. La alegría vital también puede esconderse en un trozo de papel. Desde el punto de vista del coaching que es el tema esencial de este blog, el lector puede encontrar una amplia oferta de libros de ayuda e inteligencia emocional en el mercado editorial. Libros que son una herramienta valiosa para potenciar el autoconocimiento y vivir de una forma más consciente el presente.

La lectura produce beneficios muy positivos desde distintos puntos de vista. Es una herramienta pedagógica para mejorar el dominio del lenguaje, aumenta la comprensión lectora y se potencia el uso adecuado de las palabras que es tan importante en el contexto profesional y también, en el plano personal como muestra el valor de la comunicación.

La lectura es una forma de diálogo diferente a través de ese feedback mágico que se produce entre el autor y el lector de una obra. Una lectura agradable aporta compañía emocional, es un medio para viajar con la imaginación y descubrir distintos puntos de vista.

La felicidad también tiene forma de libro como muestra el ejemplo de aquella obra que marcó tu corazón de una forma notable, aquel libro que has releído en ocasiones posteriores y que te acompaña de una forma frecuente en momentos importantes de tu vida.

¿Qué libros pueden ser especialmente valiosos para reflexionar sobre el arte de la felicidad? En Bienestar, tu espacio de coaching me gustaría hacer tres propuestas con motivo de la celebración del Día del Libro: “El hombre en busca de sentido” escrito por Victor Frankl, “Qué se le puede pedir a la vida” cuyo autor es Javier Urra y la obra “Todo lo que he aprendido” del experto Luis Rojas Marcos.

Aristóteles expresa: “El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona”. Una buena frase para reflexionar en este fin de semana de primavera sobre ese arte apasionante de la felicidad que con frecuencia se esconde en los libros como una forma de evocación que apela al lector como protagonista de su propia vida.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*