Diez leyes para tener una vida feliz

Diez leyes para tener una vida feliz
La felicidad no es una ecuación matemática, sin embargo, todo se simplifica cuando tenemos unas normas básicas que se convierten en nuestro particular decálogo de felicidad. Comparto contigo diez ideas que considero que pueden ayudarte a vivir con más ilusión, puedes adaptar estas ideas a tu propio lenguaje:

1. Quédate con todo lo bueno que te ha dado tu pasado: experiencia, sabiduría práctica, mayor perspectiva, amigos, autoconocimiento… Pero no te recrees tanto en aquello que te deja un sabor agridulce.

2. No delegues tus sueños y tu felicidad en nadie más que en ti mismo. Ni siquiera en tu pareja. Eres una persona autónoma e independiente, incluso cuando estás en una etapa de enamoramiento máximo.

3. Menos es más no solo en moda, también en la vida. Es mejor tener menos amigos pero que sean buenos antes que muchas relaciones pero superficiales.

4. Sonríe incluso cuando no tengas ganas. Mírate al espejo con los ojos del amor.

5. Aprovecha el tiempo porque un día se acaba. Y nunca sabemos cuándo ocurre el fin de esta aventura que en muchos casos, desearíamos que fuese eterna. Y sin embargo, es conveniente confiar en la sabiduría de la propia naturaleza. La brevedad de la vida también es una invitación para apreciar el instante.

6. Ten una actitud de colaboración y cooperación en el trabajo para crear un espíritu de equipo. El verdadero valor del talento y de la sabiduría surge de la generosidad de compartir el conocimiento.

7. Sé una buena persona. Y quiérete no solo por quien eres hoy sino también, por la persona que puedes llegar a ser.

8. Existe una amiga íntima que te acompaña en todo momento: tu vida. Incluso cuando duermes, tu vida te acompaña. ¡Cuídala en primavera y siempre!

9. No juzgues a los demás por la apariencia, al igual que tampoco quieres que lo hagan contigo. Busca la profundidad del corazón humano, mira a los ojos al hablar con los demás. Y ciérralos para mirar en tu interior.

10. Disfruta del gran espectáculo del mundo del que además de espectador también eres protagonista: un paisaje de primavera, la intensidad de una noche estrellada, un nuevo amanecer… Escucha tu corazón y siente esa fuerza que te hace echar raíces en el mundo como un ser único.

Para finalizar, acompaña tu vida de buenos momentos de lectura. Ayer celebramos el Día del Libro. Pero este día también es hoy.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*