¿Cambiar los implantes mamarios a los 10 años?

Esta es una de las preguntas más habituales por las pacientes que se van a someter a una operación de aumento de pecho. La respuesta es no. Si los implantes mamarios están bien NO hay por qué cambiarlos, aunque tengan diez o quince años, nunca de forma preventiva. Lo explicaremos de una forma sencilla.

Según las estadísticas que manejamos sólo un 8% de las pacientes tendrán rotos sus implantes a los 10 años. Porcentaje que lógicamente aumenta con los años, siendo de un 12% a los 13 años y de un 25-33% a los 20 años.

Resulta además que de los implantes que muestran rotura es en un 80-90% del tipo intracapsular. La cápsula es una envoltura fibrosa que forma el cuerpo en torno a la prótesis a modo de protección a un cuerpo extraño. Decimos que la rotura es intracapsular cuando el gel no sale de la cápsula, no estando en contacto con otro tejido. Al no salir no produce reacción inflamatoria y no se considera una urgencia, pudiendo demorar la cirugía 1 o 2 años. La cirugía urgente se lleva a cabo cuando se trata de una rotura extracapsular y el gel ha salido.

Photo by Murat Esibatir on Pexels

Photo by Murat Esibatir on Pexels

Dados estos datos, ¿no os parece algo innecesaria en la mayoría de casos esa operación?

En realidad no se si esta “recomendación” tan extendida es en realidad una de esas leyendas urbanas que quedan perennes en el imaginario colectivo (como lo de que las prótesis estallen en los aviones) o se trata solo de una mala interpretación del consejo de “revisar” los implantes a los 10 años. Revisar, no cambiar. Aunque lo aconsejable es hacerlo cada 2 o 3 años.

¿En qué consiste revisar la prótesis? Revisar es un acto de consulta, no quirúrgico, que consiste en acudir a vuestro cirujano para que os explore. Además se os pedirá un estudio radiológico, habitualmente una ecografía, que es la única manera de detectar una rotura intracapsular puesto que las prótesis actuales no suelen cambiar su forma ni consistencia en estos casos. La radiografía debe realizarla un radiólogo con experiencia en explorar implantes mamarios, y si arroja dudas deberá completarse con una resonancia magnética (RMN).

De todos modos la revisión no solo confirma el estado de los implantes mamarios, sino que también se valora cómo ha evolucionado la cirugía. El cuerpo siempre cambia y la rotura no es la única razón para cambiar un implante; una mala posición, una contractura capsular o simplemente por cambiar a unos de otras medidas pueden ser otros motivos.

En definitiva, cualquier implante se puede romper, nada es para siempre. Pero no, rotundamente no, está indicado hacer un cambio a los 10 años si no hay motivos para ello. Revisión clínica sí, no cirugía.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*