¿Qué tipos de mancuernas hay?

A la hora de hacer pesas, puedes utilizar máquinas o levantar peso muerto. Si optas por la segunda opción, cuentas con dos posibilidades básicamente: utilizar una barra o usar mancuernas. Con una casa llena de chicos te puedes imaginar la de cantidad de elementos de este tipo que puedes encontrar en mi casa…

¿Qué tipos de mancuernas hay?

Yo personalmente te recomiendo las mancuernas, ya que te ofrecen más posibilidades de ejercicios que la barra. Dentro de las mancuernas, hay diferentes tipos y cada uno tiene sus pros y sus contras, ¿quieres saberlos?

Hay mancuernas con peso fijo o variable

Si has ido alguna vez a un gimnasio, seguro que has visto una gran hilera de mancuernas con diferentes pesos, que van desde 0,5 kilos hasta incluso 50 kilos. Estas mancuernas son de peso fijo y, según tus preferencias, escoges el peso más adecuado.

En los gimnasios no suelen disponer de mancuernas de peso variable, por lo menos en el mío no hay. Sin embargo, son una elección muy habitual para la gente que quiere entrenar en casa. Estas mancuernas son muy similares a las de peso fijo con la única diferencia de que, en este caso, cuentas con una serie de discos que pueden ser del mismo peso o no y que debes ir añadiendo a las mancuernas hasta que alcances el peso con el que quieres entrenar.

Cuenta con la ventaja de que puedes ajustar el peso más o menos exacto que quieras usar, a diferencia de las mancuernas con peso fijo, que tienen una diferencia mínima entre ellas de 2,5 kilogramos. La desventaja de las mancuernas de peso variable es que pierdes mucho tiempo teniendo que ajustar el peso y cambiándolo según el tipo de ejercicio.

Las mancuernas son de diferentes materiales

Tradicionalmente las mancuernas suelen ser de metal y recubiertas en los extremos por goma para evitar lesiones si se producen accidentes. Sin embargo, a la hora de trabajar en casa, también dispones de mancuernas hechas completamente de goma que tienen una variedad de pesos similares a las mancuernas metálicas.

La ventaja de las metálicas es que permiten un agarre mejor de la pesa, impidiendo que se te resbale cuando estás trabajando con ellas. El problema es que, cuando levantas mucho peso, pueden llegar a causarte heridas en las manos. Por el contrario, las pesas de goma no te causarán molestias, pero tienes que tener más cuidado con ellas porque, si tienes las manos sudadas, se te pueden resbalar con más facilidad que las metálicas.

Elegir un tipo de pesa u otro es una decisión absolutamente personal. Lo importante es que te sientas cómodo y seguro entrenando con ella y que cumplan su función correctamente.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*