Cómo vendarte las manos para deportes de contacto

Una de las cosas que más me ha llamado siempre la atención del boxeo y los deportes de contacto es la forma en que se vendan las manos. Recuerdo cómo lo hacía mi hermano y la verdad es que parecía seguir un ritual.

Cómo vendarte las manos para deportes de contacto

El post de hoy lo quiero dedicar a intentar explicarte cómo vendarte las manos para deportes de contacto. ¿Te interesa el tema? ¡Pues adelante!

Las manos tienen que estar muy bien vendadas

En los deportes de contacto, en especial en el boxeo, las manos son una parte muy importante y, por tanto, hay que cuidarlas y protegerlas correctamente. La manera en que se protegen las manos es con vendajes, pero hay que saber cómo ponerlos bien para que hagan su función. Este es un error muy común que puede provocar incluso una lesión porque puedes dejar la mano vendada en una mala posición haciendo que sea más probable que te lesiones cuando des un golpe.

Los boxeadores tienen la lección bien aprendida

El objetivo del vendaje es dejar las manos lo más sólidas posible, ya que están compuestas de muchos huesos que pueden dañarse con los golpes. Lo ideal es que utilices vendas elásticas que te dejen cierta movilidad y de unas dimensiones de entre tres y cuatro metros para cada mano.

La primera parte que tienes que asegurar es el pulgar enganchando la venda en este dedo. Una vez fijado el pulgar tienes que comenzar a vendarte la mano pasando la venda por detrás de ella, algo que la mayoría de la gente desconoce, ya que suelen hacerlo por delante. El motivo por el que debes empezar a vendar por detrás de la mano es para que la venda se apriete cuando pegues un golpe. Debes seguir el vendaje por la muñeca dando tres vueltas alrededor de ella. A continuación sigues por la palma de la mano, también dando tres vueltas. Tras estas tres vueltas, tienes que pasar la venda por debajo de la mano y del pulgar.

Ahora llega el momento de vendar tus dedos. Para hacerlo debes pasar la venda por entre cada dedo y cruzarla por la parte de atrás de la mano, que es la que protege tus nudillos. Una vez que has vendado todos los dedos por separado vuelves a dar otra vuelta al pulgar y pasas la venda por debajo de la mano. Finalmente debes acabar en la muñeca tras dar tres vueltas a la venda alrededor de los nudillos.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*