Controla la hiperactividad de tu hijo: haz que practique deporte

Es distinto un niño travieso, inquieto, que no para de moverse de un sitio a otro, etc. a un niño diagnosticado como hiperactivo. El TDAH o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad se caracteriza, como indica su nombre, por un exceso de actividad e impulsividad y un déficit de atención, es decir, los niños así diagnosticados suelen distraerse fácilmente, son descuidados en las tareas diarias y no consiguen terminarlas a tiempo, con el fracaso escolar que ello implica. Hablan y se mueven en exceso, corriendo y saltando, sin poder disfrutar verdaderamente de sus juegos o actividades de ocio e interrumpiendo las actividades de otros niños.

Controla la hiperactividad de tu hijo: haz que practique deporte

Estos niños necesitan, por supuesto, un diagnóstico y posterior tratamiento médico, pero hoy te voy a hablar de cómo la actividad deportiva ayuda a controlar esa hiperactividad. Además, practicar deporte es beneficioso para todos, niños y mayores, sin contraindicaciones.

¿Qué deporte es el mejor para un niño hiperactivo?

Hace poco leí que según algunos estudios realizados, el 52% de los niños hiperactivos tienen dificultades motoras y de coordinación como trastorno asociado, por lo que son más torpes que otros niños de su edad. En cambio tienen una gran elasticidad y flexibilidad, lo que se debe aprovechar y potenciar a la hora de la elección del deporte a practicar.

Los deportes más indicados para niños hiperactivos son los individuales, como la natación, el ciclismo, la gimnasia y las artes marciales: yudo, kárate y taekwondo; también el tenis o bádminton. Los deportes en grupo, como el fútbol, que se suele jugar en el patio de todos los colegios, no parecen en principio muy indicados, aunque con un buen entrenador y paciencia también pueden terminar dando muy buenos resultados al conseguir que el niño hiperactivo se sienta parte del equipo.

Con la ayuda del entrenador y el empeño necesario de los padres, el deporte puede tener efectos muy positivos en el niño hiperactivo, porque le ayudará a respetar las reglas, a tener un mayor autocontrol y a descargar su energía en la consecución de un objetivo, además de ocupar su tiempo de ocio en una actividad lúdica y sana.

Solo no puede, con ayuda sí

Con tu ayuda, es decir, con la ayuda de los padres y del monitor del deporte elegido, tu hijo mejorará significativamente su hiperactividad. Necesita tiempo y, sobre todo, confianza, pues, aunque pueda ser una labor dura, al final ten por seguro que le reportará muchos beneficios.

Es importante que le des instrucciones cortas y concisas, destacando los aciertos y dejando los errores en un segundo plano, con empatía y con la confianza de que mañana le saldrá mejor. En definitiva, se trata de estimularlo y tratarlo como a todos nos gustaría que nos trataran, ¿verdad que sí?

1 comentario sobre: “Controla la hiperactividad de tu hijo: haz que practique deporte”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*