¿Aún no sabes los beneficios del baile para los niños?

Es una de las actividades extraescolares tradicionales entre las niñas, aunque desgraciadamente no tan popular entre los niños varones. Por eso hoy te voy a recordar las ventajas que tiene para tu hijo, sea niño o niña, la práctica del baile.

¿Aún no sabes los beneficios del baile para los niños?

Vale la pena que las tengas en cuenta, porque van mucho más allá de los beneficios físicos, por importantes que estos sean.

Beneficios físicos

La lista de los efectos positivos que el ballet, sobre todo, pero también el funky u otro tipo de baile tienen sobre los niños es muy, pero que muy larga. Es obvio que mejora la coordinación, la agilidad de movimientos y el equilibrio y, por tanto, contribuye muy positivamente al desarrollo psicomotriz del niño.

Pero quizás lo que más interese a algunos padres es la capacidad del baile para corregir las malas posturas que nuestros hijos adoptan tan a menudo: el baile, además de enseñar a tu hijo la postura correcta de la espalda, desarrolla la musculatura (de todo el cuerpo, pero sobre todo la abdominal) y contribuye a una correcta formación de la columna.

El ballet, por ejemplo, puede también ayudar a corregir el pie plano al obligar al niño a arquearlo con frecuencia. Y, además, no deja de ser un ejercicio físico exigente que previene o ayuda a combatir la obesidad, favorece la eliminación de grasa y mejora el sistema circulatorio y respiratorio del niño. Resumiendo: el baile aporta a tu hijo a nivel físico salud, mayor flexibilidad y elasticidad, y mejores equilibrio y reflejos.

Beneficios psíquicos y sociales

Tan importantes o más que los físicos son los efectos positivos que el baile puede tener sobre la salud mental, el desarrollo intelectual y la integración social de tu hijo.

El baile es un ejercicio que requiere gran concentración y disciplina. Evidentemente, cuanto antes el niño se habitúe a ejercerlas más fácil le será luego aplicarlas a otras esferas de la vida, como la académica. Por otro lado, el baile genera en el niño una imagen positiva de su propio cuerpo y una autoconfianza en sus posibilidades, lo que previene posibles complejos y problemas psicológicos en la adolescencia (anorexia, bulimia…).

En general, el baile mejora la autoestima del niño en todos los niveles, fundamental para un correcto desarrollo psíquico. Y no olvides que se trata de una actividad que se realiza en grupo y exige la coordinación de sus movimientos con los de los demás, consiguiendo así que tu hijo se relacione con otros de su edad y aprenda a trabajar en equipo.

Sí, el baile es un clásico entre las actividades extraescolares, y con razón. Anima a tus hijos e hijas a practicarlo.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*