Beneficios del kárate para los más pequeños

Una de las grandes pasiones de mi cuñado es el kárate, ya que lo lleva practicando desde que era pequeño y ha conseguido ser cinturón negro. Desde hace unos meses, ha empezado a dar clases a niños en un gimnasio de nuestro barrio y la verdad es que está muy contento.

Beneficios del kárate para los más pequeños

Desde aquí quiero animarte a que apuntes a tus hijos a este magnífico deporte y entierres los falsos mitos que rodean a esta actividad.

Se adapta perfectamente a los niños

Aunque seguramente puedas pensar que el kárate es un deporte demasiado violento para que pueda practicarlo un niño, la realidad es que no es así. Este tipo de actividades están muy vinculadas a la enseñanza y, por tanto, pueden practicarlo personas de todas las edades sin ningún problema. No pienses que tu hijo va a empezar a luchar el primer día ni mucho menos.

Muchos colegios ofertan las artes marciales como una actividad extraescolar porque ayuda a los niños no solo a realizar una actividad física, sino que también aprenden una serie de valores muy importantes que les ayudarán en su desarrollo. Además, cada niño está identificado con un cinturón que hace referencia a su nivel y, por tanto, no tendrá que luchar contra niños que sean mayores o más experimentados que ellos.

Es muy beneficioso para los niños

Entre los aspectos positivos que tiene la práctica del kárate para tus hijos está que aprenderán a trabajar ciertas capacidades, como el equilibrio, la coordinación o los reflejos. Además, les ayudará a liberar la gran cantidad de energía que tienen acumulada, lo que hará que estén mucho más tranquilos y relajados. Agradecerás los días que han tenido kárate porque llegarán a casa y te darán muy poca guerra. Como ves, se podria decir que ¡también es bueno para ti!

También aprenden a conocer su cuerpo y a controlar sus movimientos, algo que resulta fundamental a estas edades. Pero, sin duda, lo que más trabaja el kárate es la creación de unos valores muy importantes, como son la tolerancia, el respeto a los demás y la deportividad. Antes y después de cada combate los niños se saludan y la deportividad es total en cualquier arte marcial.

Una cuestión muy importante y que le hace sumar puntos al kárate sobre otras actividades extraescolares, es que tus hijos adquieren una disciplina y una capacidad de concentración que les serán muy útiles tanto en los estudios como a la hora de trabajar.

Las artes marciales, y en especial el kárate, son una opción excelente para que tus hijos hagan algo de deporte cuando salgan del colegio. ¡Déjales que lo prueben y seguro que no te arrepentirás!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*