Por qué apuntar a tu hijo a rugby

Uno de los deportes más conocidos es el rugby. Aunque en nuestro país no se practique tanto, hay millones de seguidores de este deporte por todo el mundo. ¿Y por qué te voy a hablar hoy de este deporte? Porque, aunque parezca mentira, tiene múltiples beneficios para los más pequeños.

Por qué apuntar a tu hijo a rugby

Es un juego muy entretenido, divertido y que ayudará a tus hijos a desarrollar múltiples habilidades y a entrenar todo el cuerpo de manera conjunta. Les enseñará lo que es la acción, la técnica y a perfeccionar todo ello jugando. Aunque parezca un deporte agresivo y de contacto, el rugby es el deporte ideal, ya que estimula el compañerismo y características como la coordinación.

Desarrolla habilidades y capacidades

¿Eres de los que opina que el rugby entraña serios riesgos para los niños? Yo también pensaba así, pero si te informas sobre ello, podrás comprobar que son más los beneficios que aporta a tu hijo la práctica de este deporte que los inconvenientes. De hecho, si algún día Erik me dijera que quiere apuntarse a rugby, no tendría ningún inconveniente en dejarle.

La primera de las ventajas es la deportividad y el compañerismo. Es un deporte en el que al final del partido, y después de perder o ganar, todos los jugadores hacen un pasillo para saludarse cordialmente. Esto enseña a los niños valores muy positivos como el juego limpio, la nobleza, el respeto y la amistad.

Pero también tiene una parte pedagógica en la que los más pequeños desarrollan la agilidad y coordinación de los movimientos. No te olvides que aunque el jugador corre hacia delante, el balón se pasa hacia atrás. Esto hace que sea también muy divertido para los niños.

El juego se debe acoplar al niño y no al revés

En cuanto al físico, el niño entrena todo el cuerpo a la vez, ya que es un deporte muy activo en el que no se para de saltar, correr, caerse, levantarse y empujarse, pero siempre bajo las normas del deporte y de una manera limpia.

Una de las cualidades de este tipo de deportes es que el entrenador debe adaptar el juego a los niños, dependiendo de la edad y de las habilidades que demuestren. Nunca al revés, ya que el niño se desmotivará y no querrá practicar deporte por gusto.

Lo más importante que aprenden los niños de los deportes en equipo es el respeto hacia el contrario y que sin rival sería imposible jugar.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*