Inculcarle a los niños el sentido de la competición y el compañerismo

¿Cuántos de nosotros hemos visto alguna vez a nuestros pequeños un tanto egoístas? Probablemente, la mayoría habréis observado alguna situación donde vuestro pequeñín compite para ganar a un juego como si no hubiese un mañana. Pero ¿cuántos hemos visto también a nuestros hijos ayudando a niños que ni siquiera conocen? Es evidente que existen también juegos que se desarrollan de una forma colaborativa.

Inculcarle a los niños el sentido de la competición y el compañerismo
Como sabrás, los niños hacen deporte en forma de juegos y jugar es un derecho fundamental.

Juegos competitivos

En estos juegos, los niños actúan de una forma individual, se encuentran en grupo pero compiten por una meta común: solo hay ganadores o perdedores.
A muchos niños, este tipo de juegos les motiva y divierte. Sin embargo, se sabe que puede existir un rechazo entre grupos y puede aumentar la agresividad por conseguir ser el ganador.
Por eso es muy importante que como padre o madre estés concienciado a la hora de inculcar valores a tus hijos. Es necesario que no les permitas incitar a la violencia y que no des un mal ejemplo de ello, porque los niños son como esponjas que se quedan siempre con lo que ven.

Juegos cooperativos

En este tipo de juegos los niños superan juntos los desafíos que se les presentan, no hay ganadores ni perdedores, sino que es un juego en el que se presenta un reto y se debe conseguir.

Se ha visto que estos juegos promueven las conductas sociales entre niños, es decir, que se sociabilicen, compartan y ayuden más a los demás. Los juegos colaborativos también tienen la ventaja de que los niños no se sientan unos perdedores, por lo que puede aumentar su autoestima y confianza.

Aclaraciones y recomendaciones

Con esto no quiero decir que los juegos competitivos me parezcan los malos ni que los cooperativos sean los buenos; ya que cada uno tiene sus cosas buenas y malas. Si existen son porque deben existir, porque cada uno de ellos cumple su función y no por ello hay que dejar de practicarlo. Sin embargo, recomiendo que des prioridad a la solidaridad de tus hijos, al compañerismo y a la ayuda a los demás. Es preferible a que compita de una forma excesiva por un juego que debería ser divertido.

Al fin y al cabo, nuestros pequeños están construyendo la base de su futuro, por lo que inculcarles este sentido de una forma adecuada puede ser importante para una posterior relación con su entorno.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*