Inculca a los niños que eviten las prácticas antideportivas

No sé tú, pero yo siempre he tenido muy claro que ante todo, lo importante es dar una buena base a tus hijos y saber qué hacer para hacer crecer poco a poco a tus pequeños como personas maduras. Porque inculcarles desde los primeros momentos con los mejores valores traerá como consecuencia que en un futuro no muy lejano (porque los años pasan para todos) sean unas personas maravillosas.

Inculca a los niños que eviten las prácticas antideportivas
¿Y cuáles son los buenos valores?

Pues todos aquellos que causen beneficios a corto o largo plazo y, por supuesto, mejoras tanto para él como para los demás. Y es que los niños deben saber qué es lo que está bien o mal hecho. Además deberán adaptarse al entorno en el que se encuentran, porque al fin y al cabo somos seres sociales.

Por ejemplo, evitar las prácticas antideportivas es un buen valor que puedes inculcar a tus hijos. Con estas prácticas antideportivas me refiero a provocar todo tipo de conflictos, pasando por insultos hasta agresiones que sean causadas por el propio deporte competitivo. ¿Y por qué esto es tan importante? Los niños muchas veces manifiestan conductas agresivas que deben ser corregidas para que no se repitan posteriormente, ya que si no esto fuera así y tu hijo se acostumbrara a ganar haciendo trampas o provocando al adversario, seguramente lo tomaría como ejemplo para más ámbitos de su vida, y por qué no, utilizaría estas técnicas para conseguir otros objetivos personales.

Prácticas antideportivas, usuales e insanas

Es lo que denomino yo el “deporte insano”, porque el deporte nació ante todo para divertirse y pasar un rato agradable. Pero si a nuestros pequeños les enseñamos que solo tienen que competir, seguramente más tarde llegará algún tipo de problema. Me viene a la cabeza un ejemplo que seguro tú también habrás presenciado: ponte en situación, vas a ver un partido de fútbol donde juega tu hijo, de repente ves a un padre/madre muy enfadado con el árbitro porque el equipo contrario ha causado una falta y no la ha pitado… empiezan los insultos hacia el árbitro y aquel que se ponga por el medio, ¡incluso hay quien anima a su propio hijo para que tienda a la violencia!

Esto no puede continuar, los niños no deben sentirse presionados ni mucho menos incitarles a la violencia. Única y exclusivamente deben pasarlo bien y hacer del deporte una forma de vida, un momento agradable del día y que les guste con todas sus fuerzas, ya que si esto no fuera así, no deberían continuar jugando porque no sería para nada un juego sano.
¿Has presenciado algo similar? ¿Cuál es tu opinión?

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*