Cómo afrontar el deporte con un niño con déficit de atención

Photo by Caleb Woods on Unsplash

Photo by Caleb Woods on Unsplash

El deporte es fundamental para llevar una vida sana. Por esta razón, es muy importante que tus hijos comiencen a practicar deporte en cuanto consideres que están preparados para ello.

Messy Children Painting

Sin embargo, en ocasiones surgen algunas circunstancias que pueden dificultar que tus hijos puedan o quieran practicar deporte. Un ejemplo de estas circunstancias imprevisibles es que tu hijo tenga TDAH o trastorno de déficit de atención. Pero es importante que no confundas mucha actividad con este trastorno. Mi hija Amaia no para quieta, pero no por ello significa que tenga TDAH. Debe diagnosticarlo un médico.

El deporte es un gran tratamiento

¿Sabías que el TDAH afecta aproximadamente a un 5% de la población infantil? Se caracteriza por la dificultad para poder concentrarse en algunas tareas cotidianas, además de la dificultad para controlar los impulsos.

Estos síntomas hacen que la elección de un deporte que puedan practicar sea muy complicada. Existen diferentes tipos dentro del trastorno de déficit de atención (hiperactividad, impulsividad y combinado) y según el tipo que tenga tu hijo tendrá más dificultades para unas actividades que para otras.

Sin embargo, se ha comprobado que la práctica de algún deporte tiene un efecto muy positivo para los niños con este trastorno, especialmente para los que tienen hiperactividad. El deporte les ayuda a eliminar el estrés y la tensión acumulada, y a quemar la energía que les sobra, que en el caso de los niños hiperactivos es mucha.

Elige con él qué deporte practicará

En muchas ocasiones es complicado que un niño con TDAH practique deportes de equipo, ya que exige una cierta implicación con el grupo y no está preparado para mantener durante un tiempo concreto la atención en la actividad deportiva. Eso reducirá el número de deportes que puedes proponerle a tu hijo, ya que los tradicionales (fútbol, baloncesto, etc.) le exigirán un esfuerzo que quizás no quiera o no sea capaz de asumir.

Sin embargo, tu hijo, con un poco de ayuda y poniendo de su parte, puede practicar la actividad deportiva que quiera. Existen muchísimas actividades deportivas que se amoldan a las preferencias de cualquier persona. Debes tener en cuenta que, debido a sus problemas de atención, no debes escoger deportes que sean muy complejos, ya que le supondrán muchísimo esfuerzo y puede rechazarlos.

Te recomiendo que sean deportes muy intensos, para que gaste toda la energía que tiene y eso le ayude. Con paciencia y mucho deporte, ya verás cómo se puede convivir con el TDAH sin ningún problema.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*