Deportes no aconsejables para los más pequeños

Photo by Kelly Sikkema on Unsplash

Photo by Kelly Sikkema on Unsplash

Siempre he tenido claro que el deporte es muy beneficioso para los niños. Y ya no solo en el tema físico, ya que les ayudará a crecer más fuertes y tener un mejor desarrollo corporal, sino también en el plano psicológico, pues les enseñará una serie de valores que de otra manera serían difíciles de adquirir. Por ello, siempre que he podido apuntar a mis hijos a cualquier actividad extraescolar que les ha llamado la atención, lo he hecho.

hay algunos deportes que nuestros niños aún no deben hacer

Mi preocupación llegaba cuando me preguntaba acerca de si un deporte en concreto sería adecuado para los niños o por el contrario era preferible esperar unos años para que pudieran practicarlo. Voy a intentar compartir con vosotros las dudas que tuve y las conclusiones que saqué al respecto.

Sentido común

Aunque tus hijos se empeñen en realizar un deporte en concreto, serás tú como padre el que valores si es adecuado para su edad. Basta con que uses la lógica y, si por ejemplo, los niños quieren apuntarse a practicar surf pero no han acudido nunca a natación o no saben nadar, tendrás que hacerles ver que todo conlleva un proceso y unos pasos previos.

Por supuesto deportes de riesgo como pueden ser el descenso en bicicleta o cualquiera que se realice en el aire, no son muy recomendables para los más pequeños. Por muy obvio que pueda sonar, es importante recordarlo. No sería el primer caso ni el último en el que un niño le pide a sus padres realizar alguna de estas actividades y lo acaba consiguiendo debido a su insistencia, con el riesgo que eso conlleva.

Deportes adaptados

Muchos deportes pueden parecer impracticables para los más pequeños, debido a que se basan en el contacto físico o para su práctica se requiere del manejo de objetos o utensilios demasiado pesados para que pueda sostenerlos o lanzarlos un niño.

Aun así, antes de descartarlos por completo, es conveniente que te informes de si imparten clases para los peques y la forma en que lo hacen. Por ejemplo, en las artes marciales, los niños pueden ir empapándose de sus valores desde edades tempranas y aprendiendo los movimientos básicos sin necesidad de recibir ningún golpe.

En deportes como el baloncesto, debido a que la pelota es demasiado pesada para un niño de corta edad, se empieza jugando con balones de tamaño reducido.

Así que ya sabes, antes de apuntar a tus hijos a cualquier deporte, valora primero las opciones, aplica el sentido común y sobre todo infórmate de la forma en que imparten las clases.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*