Cómo conseguir que tus hijos le pierdan el miedo al agua

¿Tus hijos tienen miedo al agua? A mi hija Amaia desde pequeñita le ha encantado el agua. Sin embargo, a mi hijo Erik le hemos tenido que ir acostumbrando poco a poco, porque le tenía pánico a las piscinas y al mar.

como conseguir que tus hijos pierdan miedo a nadar

Si tú como padre o madre transmites a tus hijos la seguridad que necesitan, verán el agua como algo natural y divertido. ¿Cómo conseguirlo? Con paciencia y tiempo.

Intenta familiarizarles con el agua en sitios pequeños, donde ellos se sientan con confianza y tú estés cerca. Por ejemplo, en la ducha puedes utilizar juegos que ayuden a tu hijo a estar más cómodo. Si abres el grifo y te metes con el niño en la ducha, podrás conseguir que tenga contacto poco a poco con el agua e ir avisándole de que se va a mojar los pies, los brazos, las piernas, etc.

No fuerces al niño

El siguiente paso a seguir será hacer lo mismo con una piscina hinchable y pequeña. Es muy importante que tenga poca agua para que el niño no se agobie y que siempre esté acompañado. Intenta que entienda que puede estar en el agua sin que le pase nada, que se puede flotar y que puede divertirse.

El siguiente paso que debes seguir para que el niño pierda el miedo al agua es llevarlo a una piscina más grande o directamente a la playa. Eso sí, te aconsejo que lo hagas en una playa calmada o en el lugar más tranquilo de la playa, donde el agua no se mueva mucho. Es mejor empezar poco a poco mojándole los pies con un cubo, luego las piernas, los brazos y así irse familiarizando con el entorno.

Lo que es importante que hagas, es que siempre avises al niño de lo que vas a hacer, y que no le pille de imprevisto nada. Muchos niños tienen miedo a diversas cosas porque no pueden prever lo que va a pasar y se sienten inseguros.

Transmítele seguridad y diversión

Una vez que te has acercado a la orilla, recuerda que el niño debe ir siempre con manguitos o la protección necesaria. Intenta jugar con él para que avance en el agua. Una pelota de playa es muy útil para que el niño se entretenga y se vaya metiendo en el mar sin darse cuenta. De cualquier forma, nunca te separes de su lado.

Te aconsejo que el primer día no intentes que tu hijo se meta hasta donde le pueda cubrir, tiene que ser un proceso. A medida que avanzan los días, el niño irá cogiendo más confianza y podrás jugar con él en lugares donde no toque el suelo.

A mí me sirvieron estos pequeños trucos para que Erik superara el miedo al agua, espero que también te ayuden a ti y puedas disfrutar con tus hijos en vacaciones y durante el invierno si decides ir a natación con ellos.

¿Qué trucos has utilizado tú para que tus hijos le pierdan el miedo al agua?

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*