Cómo estimular a los bebés mediante ejercicios

Cada vez que veo a mis hijos correr y saltar me sorprendo de la agilidad y velocidad que tienen para lo pequeños que son. Aunque creo que gran parte de culpa la tiene mi marido, ya que desde que eran unos bebés les realizaba ejercicios para estimularles.

Photo by Alexander Dummer on Unsplash

Photo by Alexander Dummer on Unsplash

En este post quiero contarte algunos de estos ejercicios para estimular a los bebés. ¿Te animas a ponerlos en práctica con tus hijos?

La repetición es la clave

Cuando los niños son recién nacidos es complicado que asimilen rápidamente la información que les llega del exterior. Por eso, un método muy eficaz para estimular su desarrollo es repetir muchas veces el mismo ejercicio. De esa manera, el niño aprenderá tarde o temprano a identificar determinados estímulos. Cada niño es diferente y, por tanto, no se puede fijar un plazo a partir del cual tu hijo será capaz por sí solo de responder al estímulo. Debes practicar con él y ayudarle el tiempo que necesite hasta que juntos lo consigáis.

Es muy importante que los ejercicios que hagáis sean vistos como un juego más que como una obligación por tu hijo, evitando presionarle. La primera estimulación de tu bebé se produce con el contacto con los padres, aprendiendo a identificar a su padre y a su madre y creando un vínculo emocional con ellos. A partir de ese momento, se van introduciendo nuevos estímulos mediante diferentes ejercicios.

Los juegos son el mejor estímulo

Dependiendo de la edad de tu bebé es mejor utilizar un tipo de juegos u otro. Por ejemplo, antes de que cumpla 3 meses, una buena forma de estimular a los bebés es poniéndoles música y que se mueva al ritmo que marca. Se ha comprobado que es un método excelente para contribuir al desarrollo intelectual de los niños. A estas edades captan mucha información por todos los sentidos, así que debes tratar de estimular tanto su oído, como su olfato o su tacto.

A partir de los 4 meses, tu hijo ya empezará a poder sentarse. Algunos juegos típicos de estas edades son el arre borriquito o el juego de los cerditos con los dedos. Seguro que los recuerdas.

Cuando cumple los 7 meses, ya será capaz de gatear, así que empezará a coger las cosas de todos los sitios. Una buena forma de estimularle es darle objetos que hagan ruidos llamativos. También puedes ayudarles a desarrollarse mejor si le pones objetos que tengan que esquivar mientras gatea. De esa forma tendrá que aprender a sortear obstáculos usando un poco la intuición.

Tu papel es importante a la hora de que tu hijo se desarrolle con normalidad, así que ¡ayúdale!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*