En forma, Deporte & Salud en hola.com

La diferencia entre una dieta de herbolario y la de un nutricionista

por Nutricionalmente

0

No han sido pocas veces las que me dicen “hazme una dieta”, como si eso fuera una cosa de cinco minutos y de cero esfuerzo. Incluso en una ocasión una persona me dijo que no tenía tiempo para venirme a ver, que si se la podía mandar por email, sin haberle pesado ni medido y sin saber nada de sus hábitos alimenticios. La gente quiere la solución a sus problemas de manera inmediata y creen que por ser dietista- nutricionista dispongo de una batería de dietas en una carpeta de mi ordenador, hago clic al botón de imprimir y ¡zas! dieta hecha.

Precisamente por ser dietista-nutricionista tenemos una formación amplia en cuanto a nutrición y alimentación (que no son lo mismo) y por el mismo motivo nuestro protocolo a la hora de planificar una dieta es muy distinto a lo que se puede ver en tiendas de herbolario, gimnasios, la que le han dado a la prima de la vecina y similares. Os voy a dar unas pautas para que cuando acudáis a algún centro a poneros a dieta sepáis diferenciar si lo estáis haciendo con verdaderos profesionales.

Diet

Aparte de pesaros y mediros os  han de hacer una entrevista completa, que debe incluir:

-Tu motivación a la hora de acudir a la consulta: perder peso o ganarlo, reducir el colesterol, el ácido úrico, hacer una dieta equilibrada…

-Tus hábitos alimenticios durante la semana y el fin de semana, en cuanto a tipo de alimentos y bebidas consumidos, cantidad y frecuencia de consumo. Igualmente, debe preguntarte cuánto tiempo dedicas a cada comida.

Es clave también que te pregunten si sueles picotear, qué tomas y en cuánta cantidad, cuándo y por qué lo haces: si es por aburrimiento, tristeza, soledad…o si es realmente hambre. Y también han de preguntarte en qué momento del día notas más apetito.

Por último, te preguntarán quién suele hacer la compra y cocinar en casa,  técnica de cocinado que utilicéis (frito, horno, vapor).

-Nivel de actividad que tenéis en el día a día (no es lo mismo si te pasas el día sentado en la silla que si trabajas como jardinero). También es importante que te pregunten sobre tus gustos y aversiones ya que se trata de elaborar una dieta que sea agradable y fácil de seguir. Imaginaos que odiáis el tomate y el nutricionista os pone ensalada de tomate a porrillo! Y además, también os deben preguntar sobre intolerancias o alergias alimentarias, con el fin de excluir de la dieta estos productos.

– Además, deben preguntaros por los antecedentes familiares de enfermedades de interés, ya sea hipercolesterolemia, diabetes, hipertensión o problemas cardiovasculares.

– Tendrán que preguntaros por vuestro estado de salud: si tenéis alguna enfermedad de las arriba mencionadas, si hacéis bien las digestiones o tenéis ardor/acidez, qué tal vais al baño, si dormís bien por la noche…

– Deben pedirte una analítica reciente para tener datos fiables de los parámetros básicos (colesterol HDL y LDL, glucemia en ayunas, ácido úrico, niveles de hierro, etc) y así hacerte la elección de los alimentos más adecuada a tus necesidades.

-Es muy importante que os pregunten si estáis tomando alguna medicación o suplemento vitamínico, ya que hay alimentos que pueden interferir en las distintas fases por las que pasa el fármaco durante su viaje por el organismo: liberación del principio activo de la forma donde esté contenido (comprimido, cápsula), absorción en su lugar de acción, metabolismo y excreción.

nutriA partir de toda la información recogida en la entrevista y teniendo en cuenta tu edad, sexo, altura y actividad física el dietista-nutricionista tiene datos suficientes para calcular tus necesidades energéticas y hacer una planificación de tu alimentación.

Con todo lo visto está claro que no es posible salir de la consulta de un verdadero dietista-nutricionista con la dieta en la mano en la primera visita, ya que tarda unos días en poder estudiar tu caso de forma personalizada.

El plan que te propondrá será adecuado sólo para ti:

1. Hecho en base a tus características personales y al objetivo que te hayas propuesto.

2. Adaptado a tu ritmo de vida, a tus horarios, gustos y costumbres.

3. Tiene en cuenta si padeces alguna enfermedad, de modo que la dieta que hagas no sólo no va a perjudicarte sino que en muchas ocasiones te ayudará a mejorar.

4. No sólo va a proponerte un plan dietético sino que te ayudará a que cambies tus malos hábitos alimentarios, viendo cómo pueden sustituirse por otros más adecuados para que, al final del tratamiento, los tengas tan incorporados  a tu vida diaria que no necesites acudir a la consulta. En una palabra, te enseñará a comer bien para siempre.

¿De verdad crees que una dieta prefabricada y genérica (esas que pasan de mano en mano, la misma para todos, da igual que seas un hombre de 1,80 cm que una mujer de 1,50) va a lograr todo esto? Las necesidades de una persona, como he comentado antes, varían según las características individuales, y esas no las tiene en cuenta la dieta que te ha pasado tu vecina.

Por todo lo que hemos visto, si decidís acudir a un centro especializado desconfiad de sitios donde salgáis de la primera consulta con una dieta, sin que os hayan hecho una entrevista completa como la que os detallo arriba y que os indiquen como fundamental para conseguir buenos resultados un producto que casualmente venden ellos mismos.

Ya he tenido varias experiencias en la consulta de gente que viene de rebote de un herbolario, diciendo que tienen que tomar tal líquido o no se qué pastillas que les han hecho daño al estómago. Una cosa es basar el éxito de la dieta en un producto y otra cosa es complementarlo con fitoterapia (tratamiento a base de plantas), del que podemos hablar si os apetece otro día.

Pero el éxito de la dieta está en una buena planificación alimentaria, para la cual se necesita previamente una buena entrevista, y por supuesto en que la persona ponga todo de su parte en cambiar sus hábitos.

¿Habéis tenido alguna mala experiencia haciendo dietas de herbolario o que os han pasado otra personas?

Etiquetas

, ,