En forma, Deporte & Salud en hola.com

¿Cuál es el ritmo saludable de pérdida de peso?

por Nutricionalmente

4

Sucede cada año con la llegada de las buenas temperaturas: el miedo a quitarnos las capas y capas de ropa que nos han tenido tapados en invierno hace que mucha gente se vea invadida de pronto por las prisas por adelgazar. En la sociedad actual, donde todo se quiere ya y la rapidez es la norma, a menudo es difícil explicar que el tratamiento del sobrepeso y de la obesidad, si lo queremos hacer bien y de forma saludable, lleva su tiempo.

Pexels

Pexels

¿Cómo funciona nuestro cuerpo?

Cuando comemos, los alimentos se van descomponiendo poco a poco en sus distintos componentes y el organismo los transforma en la “moneda energética”, que es la glucosa. Una vez que obtenemos la cantidad de glucosa que necesitamos para funcionar en ese momento, el exceso se almacena en otra sustancia de reserva (glucógeno), que nos sirve como “despensa” para cuando se pueda necesitar. Si ese exceso de glucosa es muy abundante la despensa está a tope de su capacidad y se transforma en otra sustancia de reserva mucho más consistente y que se moviliza con más dificultad: la grasa.

Cuando esto ocurre se crean células grasas o adipocitos, que son como esponjas que acumulan grasa en su interior. Cuando adelgazamos correctamente esas esponjas “escurren” su grasa, pero la célula no se eliminará de ningún modo, a no ser que recurramos a la cirugía. Es decir, una vez que creamos los adipocitos éstos ya no se destruyen.

¿Por qué es esto así?

Nuestro cuerpo está programado desde hace millones de años para interpretar el depósito de grasa como reservas para épocas de necesidad. Por este motivo al organismo le cuesta desprenderse de ellas.

caveman groceries

“Estoy cansado de cazar y recolectar pero nadie ha inventado los supermercados todavía”

Y ésta es la razón por la que la pérdida de peso saludable ha de ser necesariamente lenta, porque lo que sobra en el sobrepeso/obesidad es grasa.

El ritmo de pérdida adecuado es 0,5-1 kg a la semana. Las dos primeras semanas de dieta puede perderse más cantidad de peso, pero en realidad lo que se pierde es agua ligada a las reservas de glucógeno del músculo. De ahí esa pérdida de volumen, a veces muy llamativa, que suele ocurrir al inicio de una dieta de adelgazamiento. Después, como os digo, la pérdida de grasa (que es lo que realmente sobra), será a un ritmo más lento.

¿Qué podemos hacer para acelerar este proceso? 

Algo fundamental: acompañar la dieta de actividad física de forma regular, ya que de esta manera aumentará nuestro porcentaje de masa muscular. Esto no sólo hará que estemos más ágiles, sino que también hará que nuestro cuerpo consuma más energía en reposo, ya que el músculo gasta más energía en su mantenimiento que la grasa. 

Y esto de incorporar la actividad física a nuestra rutina diaria no es difícil. Como podemos ver en la pirámide de abajo, hay muchas maneras de incrementar nuestro gasto energético empezando, simplemente, por algo tan fácil como aparcar más lejos del trabajo.

cadasil-y-obesidad-mejora-de-la-calidad-de-vida-04

En conclusión: uno de los secretos para perder peso de forma saludable es, simplemente, un poquito de tiempo. Con esto no quiero desanimar, sino hacer comprender por qué todas esas dietas que prometen resultados milagrosos en pocos días en realidad lo que hacen perder es agua y masa muscular, pero no grasa. En realidad, si lo pensáis bien, más vale hacerlo bien de una vez por todas que no desanimarse intentándolo una y otra vez, pensando que va a ser imposible.

Llegar a tener un peso saludable es fácil, sólo se necesita ponerse en manos de un profesional que nos ayude a ordenar nuestra alimentación, un poquito de tiempo, algo de ejercicio (un poco pero todos los días será suficiente para empezar) y otro secreto otro que ya os contaré.