¿Cómo combatir comidas copiosas?

Photo by Joanna Kosinska on Unsplash

Photo by Joanna Kosinska on Unsplash

¡Bienvenidos un día más a mi blog!

¿Preparados para comenzar oficialmente la Navidad? Este lunes es el primer día de celebraciones navideñas aunque realmente, entre cenas de empresa, copas de despedida y bienvenida de la gente que viene a pasar estas fechas en casa, llevamos el mes entero de celebración. Sin embargo, los días fuertes siempre serán Nochebuena, Navidad, Nochevieja y Año Nuevo.

Comidas y bebidas encima de la mesa en cantidades exageradas son la característica principal de estos días. Por eso, hoy os traigo un post muy práctico: ¿Cómo combatir comidas copiosas?

El alcohol, la sal y los dulces acaban provocando que nuestro cuerpo retenga líquidos y nos hinchemos. Para evitar esto, yo opto por tomar muchos caldos e infusiones, productos diuréticos que ayudarán a eliminar todas las toxinas que el cuerpo recoge en todas estas comidas y cenas. La infusión que mejor me va es la de cola de caballo, que puedes comprar en la mayoría de supermercados o herbolarios. Lo ideal es tomar unas 2 o 3 tazas de infusión de hierba seca de cola de caballo y para potenciar sus efectos, acompañarlo de una dieta equilibrada (¡¡siempre que sea posible, la Navidad es una excepción!!)

80a7a87c94e74c9921e376c7b1f04d32

Además de las infusiones, como ya os comenté hace unas semanas, siempre procuro hacer un día o dos a la semana un detox. Me hago mi propio zumo detox y es lo único que tomo durante todo el día. Sirve para limpiar el cuerpo, activar el intestino y mejorar el aspecto de la piel. Puedes buscar la receta que más te guste. Te haces más o menos un litro y medio y lo llevas a todos los sitios para tomarlo cada vez que te entre el hambre. Para Nochebuena y Nochevieja, procuro tomarme este zumo para desayunar y comer para ‘compensar’ la cena. En Navidad y Año Nuevo, sustituyo la cena.

Con estos pequeños trucos, podremos comer (siempre controlando) sin pensar en que la comida va a sentarnos mal. Probad a hacerlo en cualquier comida que pueda ser pesada: un cumpleaños, las BBC (bodas, bautizos y comuniones) o cualquier celebración que se os ocurra.

¿Qué remedios tenéis vosotros para combatir las comidas pesadas? ¡Contádmelo en los comentarios!

¡¡Nos leemos la semana que viene!!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*