¿Por qué se pone la piel roja cuando hacemos ejercicio?

deporte y manchas en la piel

Las manchas en la piel suelen ser la gran preocupación de quienes hacen ejercicio al aire libre o se dedican a actividades que los expongan al sol. Cuando hay enrojecimiento, no significa necesariamente que la salud esté en peligro, pero nunca está de más ser precavidos cuando hay síntomas de este tipo.

Es normal que, durante o después de hacer ejercicio, se produzcan enrojecimientos, se trata de reacciones normales por el esfuerzo.

El ejercicio provoca manchas rojas porque hace que el corazón lata más rápidamente y la circulación se acelere. Es entonces cuando hay una reacción que se manifiesta por el incremento del flujo sanguíneo  y una expansión de los vasos capilares que dirige la sangre a la superficie de la piel.

Esta función, al igual que  la transpiración, regula la temperatura del cuerpo, así que no es motivo de preocupación. Dicho enrojecimiento puede variar según la persona,  reporta American Council on Exercise. Tampoco se debe perder el sueño si hay leves calambres musculares después de una sesión de gimnasio.

Otros motivos del enrojecimiento de la piel

Las manchas en la piel también pueden ser provocadas por urticaria  inducida por el ejercicio, en ese caso, no pospongas la visita al médico.

La American Academy of Family Physicians informa que la urticaria puede incluir síntomas como picazón, dolor de cabeza, espasmos estomacales, inflamación de la cara, lengua o manos y dificultad para respirar. Es por esta razón que si sospechamos que la rojez en la piel no es normal, deja de hacer deporte de inmediato. Haz una pausa de cinco o diez minutos y si no se detiene la molestia busca a un especialista.

Antes de desarrollar cualquier actividad que requiera un esfuerzo físico, siempre es recomendable realizarse exámenes médicos completos.

En este sentido, descarta problemas como la dermatitis y eczemas, pero también la rosácea que es una enfermedad inflamatoria de la piel caracterizada por un enrojecimiento intenso al exponerse a diferentes temperaturas, hacer ejercicio, experimentar emociones fuertes o estrés.

Existen determinadas actividades físicas que pueden provocar sobrecalentamiento o golpes de calor, lo cual es peligroso, de allí que si observa un enrojecimiento extremo, además de un incremento de la temperatura corporal, es hora de descansar.

Si existe dolor intenso, nauseas, mareos y falta de aliento, es el momento de ir a un centro asistencial. Mantente siempre atento a las reacciones de tu cuerpo cuando desarrolles rutinas de pesas, caminatas, deportes, carreras o danza aeróbica.

A veces el enrojecimiento es consecuencia de factores ajenos al calor. Uno de estos factores es el uso de toallas sucias o prendas hechas de un material poco apropiado para secar el sudor. incluso el sudor causa quemaduras y rojeces.

Pixabay

Pixabay

Cuídate de los golpes de calor

Para evitar un ascenso brusco de temperatura, ejercítate en momentos frescos del día. Evita las horas cercanas al mediodía o cuando el sol esté muy intenso, si prefieres esos lugares al aire libre para quemar calorías. En este caso, usa viseras y protectores solares de alto factor de protección y resistentes al sudor, aplícalo media hora antes de salir al exterior.

Recuerda que la práctica de deportes al aire libre puede ser una actividad de riesgo por la aparición de manchas en la piel y el cáncer cutáneo.

Selecciona gimnasios con aire acondicionado en buen estado y entrenadores o especialistas que estén atentos a cualquier eventualidad. La ropa debe ser ligera, suelta y hechas de materiales como el algodón, que permitan la evaporación del sudor.

Bebe suficiente líquido. Tu mejor compañía siempre será una botella de agua mineral para mantener el equilibrio corporal en todos los sentidos. Si es necesario, usa una toalla fría humedecida para refrescar tu piel.

Y no está de más volverlo a reiterar, antes de comenzar un programa de ejercicios, consulta con tu médico para descartar problemas de salud ocultos y saber exactamente cómo debe ser la rutina semanal adecuada para tu edad o condición física.

Pixabay

Pixabay

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*