Dietas – ¿Disfrute o Sufrimiento?

No sería tan equivoco afirmar que la dieta es lo más odioso cuando se quiere perder peso. El ejercicio aunque demande esfuerzo físico no tiene comparación con el sufrimiento que conlleva ponerse a dieta.

Uno no sabe lo viforizador que es hacer ejercicio hasta que lo prueba. Engancha porque nos hace sentir bien. Podríamos compararlo con el chocolate. Si lo pruebas suele enganchar y muy rápidamente te pone de buen humor.

El chocolate y el ejercicio generan lo que se conocen como las “hormonas de la felicidad” o endorfinas. Estas hormonas como su propio nombre indican nos proporcionan una sensación de alegría y bienestar.

Cuando empezamos una dieta es el chocolate lo primero que se sacrifica. Adiós felicidad. No es solo el chocolate sino la restricción calórica en general. A nuestro cuerpo no le gusta.

Helado

Hay dietas para elegir y todas ellas funcionan al menos al principio. Es como ir de tapas, cuantas más opciones haya para elegir más se puede probar. Probando se puede comer bien sin terminarse el plato. Si una dieta no funciona la siguiente seguro sabrá mejor.

Ir de dieta en dieta como de flor en flor nos desequilibra. A nuestro cuerpo le gusta el equilibro y, sobre todo, no le gusta que no le hagan caso.

Existen infinidad de dietas pero quizás ahora son más conocidas la Vegana y la Paleo. Parece que hay dos bandos en una guerra sobre la alimentación correcta.

La dieta Vegana es aquella que no incluye ningun producto animal y se enfrenta a la dieta Paleo que suele incidir en un mayor consumo de productos animales además de grasas como la mantequilla.

Mark Hyman, MD, se dió cuenta que ambas dietas funcionaban y daban resultados similares. Había atletas triunfando en sus disciplinas y personas mejorando su salud con la dieta Vegana y la dieta Paleo.

El problema es que tanto la dieta Vegana como la dieta Paleo son restrictivas ya que excluyen algunos alimentos. Por ejemplo, la dieta Vegana suele carecer de vitamina B12 procedente de la carne animal y la dieta Paleo excluyé la mayoría de los cereales.

En toda guerra siempre hay alguién que permanence en territorio neutro y en esta guerra en concreto Hyman pudo comprobar que es posible combinar ambas dietas.

Ciertas enfermedades requiren que excluyamos alimentos para poner nuestra salud por delante. Los más conocidos son aquellos con gluten, con lactosa o con soja. Nuestros gustos también nos indican qué alimentos nuestro cuerpo tolera mejor que otros.

Sin embargo, las dietas son pautadas, son regladas y a veces poco intuitivas.

Olivas

Mark Hyman creo la dieta Pegan cuando pudo comprobar que para algunas personas tanto la dieta Vegana como la Paleo no eran la solución que estaban buscado.

Mi mensaje de hoy es que la solución no está en la dieta Pegan ni en ninguna otra que esté de moda hoy en día. La clave está en hacer caso a tu cuerpo.

Las personas que siguen una dieta Vegana o Paleo es porque les da buenos resultados y han conseguido mantenerla a largo plazo.

La pérdida de peso temporal nunca funciona porque biológicamente estamos destinados a encontrar de nuevo todo lo que perdemos, incluído nuestro peso.

Los verdaderos cambios son a largo plazo y la dieta tiene que formar parte de ellos. Las dietas no tienen por qué ser temporales. Una dieta deja de serlo cuando ya no existe sufrimiento sino disfrute en lo que comes.

La dieta Pegan se ideó para demostrar que la nutrición no es ni blanca ni negra. Hay un tono gris, un equlibrio y ese equilibrio lo debes decidir tú. Es posible mantener los cambios pero solo si los disfrutas.

No son dietas el secreto sino en conseguir crear tu propia dieta, tu propio disfrute.

2 comentarios sobre:
“Dietas – ¿Disfrute o Sufrimiento?”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*