Ejercicios para aumentar tu flexibilidad

Tu cuerpo necesita cuidar diferentes aspectos de su estructura para poder funcionar correctamente. No solo debes preocuparte por estar en tu peso ideal, sino que debes trabajar otras capacidades con el fin de que funciones como una máquina perfectamente engrasada.

Aumenta tu flexibilidad

Algunas de estas capacidades que debes ejercitar son la fuerza y la flexibilidad. Existen ejercicios destinados a trabajar específicamente cada una de estas capacidades, por lo que de vez en cuando debes hacer uso de ellos para mejorar estas cualidades.

La flexibilidad es importante para tu cuerpo

La flexibilidad es la posibilidad o no de tus músculos de aumentar su tamaño cuando tus articulaciones se mueven. Cuanto más puedan estirarse tus músculos, mayor flexibilidad tendrá tu cuerpo. Es fundamental que realices ejercicios que te ayuden a mejorar la flexibilidad de todos los músculos de tu cuerpo, ya que una baja flexibilidad provocará que sufras lesiones frecuentes, llegando a producirse roturas musculares.

Los principales tipos de ejercicios para mejorar la flexibilidad que puedes llevar a cabo son los estiramientos, tan importantes a la hora de realizar cualquier actividad deportiva.

Hay ejercicios específicos para cada parte del cuerpo

Debido a la importancia que supone una buena flexibilidad para tu cuerpo, con el paso del tiempo se han ido desarrollando ejercicios que ayudan a mejorarla en cada una de las partes de tu cuerpo. Por ejemplo, existen ejercicios para aumentar la flexibilidad de tu cuello; otros para trabajar tus hombros; también para la zona lumbar, etc. La duración de cada ejercicio suele ser de entre 20 y 30 segundos cada repetición, haciendo entre dos y cinco repeticiones para cada uno.

¿Quieres probar un ejercicio para el cuello? Sentado con la espalda recta, gira tu cabeza hacia uno de los lados, haciendo un semicírculo hasta el otro lado. Para conseguir el máximo estiramiento intenta que tu mentón toque el pecho durante el ejercicio. Solo haz semicírculos, nunca círculos completos, ya que tu cuello puede resentirse cuando lo inclines hacia atrás.

Para mejorar la flexibilidad de tu zona lumbar puedes realizar este ejercicio: túmbate boca arriba y levanta una de tus piernas hasta formar un ángulo de 90º con tu cuerpo. Después dobla la rodilla e intenta acercarla lo más posible a tu pecho. Para aumentar el esfuerzo abraza la pierna doblada para aproximarla aún más hacia tu pecho con el fin de favorecer la flexibilidad. Fácil, ¿verdad?

Estos ejercicios contribuirán a que tengas un estilo de vida mejor, ya que tus músculos trabajarán mejor y eso hará que el conjunto de tu cuerpo lo haga.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*