Qué debes saber sobre las plataformas vibradoras

En los gimnasios existen multitud de elementos que te permiten trabajar distintas zonas de tu cuerpo. Puedes utilizar mancuernas o pesas, además de máquinas. Entre las máquinas que puedes encontrar están las que utilizan poleas o aquellas en las que tienes que levantar peso libre.

Woman on vibration plate in a gym

Sin embargo, existen otro tipo de máquinas que también sirven para moldear tu cuerpo, pero que son menos conocidas para la mayoría, como es el caso de las plataformas vibradoras. ¿Has oído hablar de ellas alguna vez?, ¿las has probado?

Originariamente las usaban gimnastas

El uso de las plataformas vibratorias comenzó a mitad del siglo pasado en los países del Este de Europa. Los deportistas que lo utilizaban eran gimnastas que buscaban potenciar los músculos de su cuerpo para afrontar con mayores garantías las competiciones. Era un apoyo a los intensos entrenamientos que realizaban. Curioso, ¿verdad?

Sin embargo, con el paso del tiempo se ha convertido en un objeto que se usa habitualmente en algunos gimnasios. Hoy en día se emplea para mejorar la flexibilidad o la fuerza en algunas zonas del cuerpo. Su uso genera diferentes respuestas en tu cuerpo, ayudando a mejorar la calidad de tus fibras y de tus huesos.

Puedes utilizar estas plataformas para la parte del cuerpo que desees pero, en función de lo que quieras trabajar, tendrás que situarte en una posición o en otra.

Es un entrenamiento individualizado

Las posibilidades que ofrecen las plataformas vibradoras son amplias, ya que puedes regular varias cuestiones, como la intensidad de la vibración, la duración o la frecuencia. Eso permite que cada persona pueda programarse su propio entrenamiento en función de su edad, sexo o condición física.

Te aconsejo que, al menos la primera vez que vayas a utilizar estas máquinas, pidas ayuda al monitor del gimnasio para que te explique cómo funciona y te asesore sobre el programa que debes elegir de acuerdo con lo que busques conseguir. Si no lo haces, te arriesgas a producirte una lesión por un mal uso de la plataforma vibradora.

Como digo siempre a los usuarios de mi gimnasio, ¡pruébala! Puede ser que luego no te guste esta máquina, pero por lo menos pruébala.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*