¿Sabes que hay varios tipos de agarre?

A la hora de levantar pesas, es muy importante tener en cuenta varias cosas. Tienes que ser consciente de tus posibilidades cuando elijas el peso que utilizarás en las mancuernas. Pero otra cosa a tener en cuenta es el tipo de agarre que utilizas al coger la pesa, ya que según utilices uno u otro estarás trabajando de una manera o de otra.

Tipos de agarres

¿Conoces los tipos de agarre que hay? Seguro que los has visto mil veces pero no te has fijado. ¡Para eso estoy yo aquí!

Hay tres agarres fundamentales

Existen básicamente tres tipos de agarre: el supino, el prono y el neutro, aunque hay otro adicional (mixto), que es la unión del agarre supino y el prono.

Empecemos por el supino, que es aquel en el que colocas las palmas de las manos hacia arriba y es el más utilizado cuando se entrena bíceps o deltoides.

Por su parte, el prono es en el que colocas las palmas de las manos hacia abajo y es el preferido cuando se trabaja antebrazo o se realizan los diferentes ejercicios de remo.

En el neutro, también llamado martillo, se colocan las palmas una frente a la otra y se emplea, sobre todo, para ejercicios de aperturas. Por último, el otro agarre, el mixto, consiste en poner una palma hacia arriba y la otra hacia abajo y es muy habitual a la hora de trabajar con peso muerto.

Combina los agarres a la hora de entrenar

Los músculos que trabajas a la hora de levantar pesas son los mismos con independencia del tipo de agarre que uses. La única diferencia es cómo lo trabajas.

Cada tipo de agarre está indicado para una forma de entrenar el músculo. Con el cambio de agarre lo que consigues es trabajar de una manera más completa. Por eso, lo ideal es que cada día que entrenes un grupo muscular, vayas probando a usar varios agarres al ejecutar los ejercicios y, de esa manera, conseguirás unos brazos más trabajados y moldeados. ¡Ya verás como lo notas!

Hay músculos, como el bíceps, que solo tienen una opción de movimiento a la hora de entrenarlos, por lo que la única alternativa para darle variedad a los ejercicios es cambiar el agarre, ya que, de esta forma, usas otro ángulo, otra intensidad y eso ayuda a mejorar el músculo.

Cada músculo tiene su agarre ideal, pero si utilizas otro diferente estarás aportándole una nueva forma de trabajar que te beneficiará.

Una cuestión importante a la hora de cambiar de agarre es hacerlo también de peso, porque si lo mantienes realizarás mal el ejercicio, ya que el músculo no está acostumbrado a esa forma de hacerlo y puedes lesionarte. Si tienes dudas, como siempre, no tengas miedo de preguntar a tu monitor, él sabrá aconsejarte lo mejor para ti.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*