Diseña tu entrenamiento en función de tu sexo

Cada persona es diferente y, por tanto, lo que le vale a alguien puede no valerle a otra persona. Siempre lo digo cada vez que alguien viene comparando los resultados que ha obtenido con los que ha obtenido un amigo.

Diseña tu entrenamiento en función de tu sexo

Y es que dos personas no tienen por qué realizar el mismo tipo de entrenamiento aunque sus características sean similares y mucho menos si son diferentes. A la hora de seleccionar el tipo de entrenamiento que vas a llevar a cabo debes tener en cuenta una serie de aspectos y uno de ellos es tu sexo.

La igualdad no es siempre aplicable

Hombres y mujeres son iguales en la mayoría de las cuestiones de la vida, pero en el caso del deporte no tiene por qué ser así. No es un tema de discriminación, sino de nuestra propia naturaleza y genética.

Cada sexo tiene unas cualidades más aptas para un tipo de actividad deportiva que el otro y es algo normal y natural. Por eso, a la hora de decidir la composición de los entrenamientos debes ser consciente de que serás más apto para un tipo de ejercicios que para otros según seas hombre o mujer.

Existen infinidad de estudios que demuestran todas estas cosas y que relacionan el deporte con el género de la persona. Por ejemplo, una conclusión de estos estudios es que los hombres consumen más calorías que las mujeres haciendo el mismo tipo de ejercicio y durante el mismo tiempo.

Ambos sexos pueden hacer los mismos ejercicios

Por lo general, los hombres tienen más habilidad para aquellos ejercicios en los que se desarrolla la fuerza, puesto que su genética está más encaminada a ese tipo de esfuerzos.

Por el contrario, las mujeres tienen mejores cualidades para actividades relacionadas con la flexibilidad y el equilibrio. A partir de esos datos objetivos no puedes pretender obtener los mismos resultados que una persona del sexo contrario en un tipo de ejercicio en el que objetivamente no puedes hacerlo.

Sin embargo, eso no impide que un hombre y una mujer realicen un entrenamiento muy similar. Por ejemplo, tanto un hombre como una mujer pueden realizar entrenamiento con pesas, aunque lo más habitual es que el hombre trabaje el aumento de volumen y la mujer busque la tonificación muscular. Llevan a cabo el mismo ejercicio pero de diferente manera. Como en todo, existen excepciones que confirman la regla y es posible que un hombre obtenga unos resultados similares a los de una mujer en ejercicios de flexibilidad y una mujer pueda compararse en fuerza con un hombre en algunos ejercicios. Y tú, ¿qué opinas?

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*