Este verano, ‘refresca’ tu vida

Photo by Toa Heftiba on Unsplash

Photo by Toa Heftiba on Unsplash

Nos visita el verano que, con sus altas temperaturas, nos invita a despojarnos de la ropa de abrigo, a veces pesada, voluminosa, incluso hasta incómoda, aunque nos proporcione cobijo.

Además de las altas temperaturas, nos trae las deseadas vacaciones estivales a la que solemos asociar la palabra “desconectar”. En estas líneas, te propongo sustituirla por la expresión desvestir nuestra vida”

El resto del año tenemos un estilo de vida más estructurado en horarios y tareas, marcado principalmente por la agenda laboral a la que se añade en algunos casos la agenda escolar. Las vacaciones estivales, son la gran oportunidad de salir de esa rígida estructura, alargar tiempos de aficiones y ocio, vestir más ligeros de ropa…. ¿por qué no aprovechamos la misma oportunidad para desvestir de prendas pesadas nuestra vida y vestirla con ropajes más ligeros?.

quitarse vestiduras

RASGARSE LAS VESTIDURAS

El descanso y la libertad horaria invitan a reflexionar sobre nuestra vida y es un gran momento para sacar nuestra lista de vestiduras pesadas y revaluar si podemos despojarnos de ellas. Podríamos decir que es un momento ideal para “rasgarnos las vestiduras”, dicho popular que, en su origen, tiene múltiples acepciones, aunque en estas líneas resaltamos el significado de acto reparador, pues vamos a rasgar nuestras vestiduras – reflexionando- como acto reparador de algunos aspectos de nuestras vidas.

¿Qué vestiduras?

  • Las vestiduras de la vida social
  • Las vestiduras del consumo
  • Las vestiduras de la relación de pareja
  • Las vestiduras de las decisiones

¿Como?: Mediante preguntas

¿QUÉ PREGUNTAS?

Las vestiduras de la vida social. ¿Recuerdas el cuento del Rey que, paseando desnudo ante su pueblo, halagaban el vestido inexistente, hasta que un niño pregunto ¿Qué vestido halagan?, yo le veo desnudo?

Pues bien, tomando el ejemplo de este cuento…reflexiona si tus relaciones sociales más relevantes ¿Son honestas? ¿Te sientes libre y tranquilo a la hora de expresar tu punto de vista, aunque sea muy distante del resto? ¿Halagas sabiendo que no es honesto? Incluso si es innecesario ¿Cuál es la finalidad? ¿Acudes a actos o citas sociales solo por compromiso? ¿Te sientes reconfortado, protegido y tranquilo al pensar en tus personas cercanas?

Las vestiduras del consumo. En época estival, aumenta nuestro consumo de productos y servicios.

Tomar conciencia de nuestro consumo mayoritario implica preguntarse si el producto o servicio que adquirimos, ¿Es respetuoso con el medio ambiente?  ¿Es ético con las personas?

Las vestiduras de la relación de pareja, en las vacaciones estivales, aumenta el número de divorcios y separaciones, aunque también es un buen momento de reforzar la pareja.

Algunas preguntas para reflexionar en común podrían ser: ¿Cuáles han sido nuestros logros en el último año? ¿En qué aspecto hemos crecido como pareja? ¿En qué aspecto pondremos especial atención para mejorar nuestro futuro?

Las vestiduras de las decisiones. Estas vestiduras son, a veces, las más complejas de rasgar, porque sabemos que somos responsables de nuestras decisiones, en mayor medida, que lo son las circunstancias, las obligaciones, las presiones externas. Ante esto deberíamos plantearnos; ¿Cuál ha sido el criterio principal para tomar esta decisión?, ¿Guarda equilibrio en relación a otros aspectos importantes?, ¿Me siento libre internamente con esta decisión?, ¿Qué me influye y soy consciente?, ¿Puedo asumir plenamente las consecuencias de esta decisión?.

fotos mirando mar

Si deseas desvestir tu vida de ropas pesadas para refrescarla, aligerar el peso, rasga las vestiduras de algunos aspectos de tu vida, te propongo algunas acciones que te habiten, para refrescar tu vida

  1.  Tomar un momento vacacional específico para ello.
  2.  Registrar tus reflexiones en algún lugar que puedas recuperarlas
  3.  Dar seguimiento a tus reflexiones en otros momentos del año.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*