Vuelta a la rutina tras las vacaciones de verano

Photo by Ethan Robertson on Unsplash

Photo by Ethan Robertson on Unsplash

RECUERDOS DE VERANO…

En el calendario de nuestra vida, probablemente agosto es el mes que más recuerdos agradables genera, pues suele coincidir con tiempo de ocio y descanso.

Así, el resto del año, se convierte en nuestro baúl de los recuerdos, recordamos una y otra vez los tesoros veraniegos cuando nos sentimos aburridos, abrumados o desmotivados en la rutina.

Vivimos agosto intensamente para, el resto del año, vivir un poco de él, de sus recuerdos, poco a poco recurrimos a la energía acumulada para, en ajustadas dosis, afrontar las vicisitudes del día a día.

Volvemos a la rutina con expresiones como “volver con las pilas cargadas”; “haber desconectado”; “volver como nuevo”

Agosto, además de ser muy productivo en nuestras experiencias y recuerdos, también puede ser un tiempo para repasar mentalmente el resto del año y darnos cuenta que la rutina también guarda momentos mágicos, motivadores, que nos dan fuerza y energía para, además de afrontar los retos diarios, realizar nuestros sueños más ambiciosos.

¿DAMOS UN GIRO?

Photo by NeONBRAND on Unsplash

Photo by NeONBRAND on Unsplash

Pero ¿Qué sucedería si dieras un giro al calendario?, ¿Qué pasaría si, además de atesorar los recuerdos veraniegos- por extraordinarios- utilizaras el tiempo extraordinario vacacional para atesorar los mejores recuerdos del resto del año?

El concepto “preludio de la felicidad”, se refiere a las sensaciones y emociones agradables que nos produce pensar en las vacaciones. Diferentes estudios demuestran que organizar los preparativos de las vacaciones genera tantas endorfinas (hormona de la felicidad) como vivirlas.

¿Es posible hacer lo mismo con la vuelta a la rutina? Por supuesto, la respuesta es ¡Si!

Para conseguirlo, te propongo 3 acciones que te habiten:

– Construir un calendario de acontecimientos positivos. Mes a mes, semana a semana … Tú eliges, según tu estilo de vida.

– Poner ese calendario en un lugar visible, para explicitar los acontecimientos que te darán motivación y energía extra.

– Construir ese calendario en familia, combinando los acontecimientos de cada miembro, por ejemplo, los festivales o competiciones infantiles, visitas familiares, escapadas puntuales, cumpleaños, etc.

 

Somos las palabras que nos habitan.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*