Cinco curiosidades sobre el yoga que quizá no conozcas

No te voy a contar aquí los consabidos récords o macroquedadas asociadas al yoga, aunque contemplar a cientos de yoguis tumbados en medio de Times Square impresiona. Voy a tratar, más bien, de descubrirte cinco cosas que puede que no sepas sobre el yoga y que te sorprenderán o, con un poco más de suerte, te arrancarán una sonrisa.

Cinco curiosidades sobre el yoga que quizá no conozcas

Yogas raros, raros

Quizá la más conocida de las curiosidades del mundo del yoga sea el Doga, pero, aún a costa de no sorprenderte, con seguridad te arrancará una sonrisa, y por eso merece este primer lugar en la lista. El Doga o yoga para perros nació en Florida cuando el perro de una profesora de yoga empezó a imitar los movimientos que ella hacía en clase. Pues, te lo creas o no, esta casualidad ha generado algún libro que estudia científicamente el hecho. En realidad de lo que se trata es de hacer yoga junto con tu perro, así que no pienses en librarte un rato de él y de sus ladridos nerviosos mandándole a clases. Si no encuentras dónde practicarlo, que sepas que hay DVDs de su creadora que te indicarán cómo hacerlo en casa paso a paso.

Otra curiosidad que mereces conocer es que la risoterapia ha llegado al yoga. El laughter yoga o yoga de la risa fue creado por un médico indio (Madan Kataria) a finales de los 90 y tiene el honor de ocupar junto con el aero yoga (o yoga antigravedad), el water yoga y el bikram yoga (o yoga sauna, como yo le llamo) uno de los primeros puestos entre las formas más extravagantes de practicar este ejercicio.

Cosas de salud

En uno de sus últimos congresos, la Asociación Americana del Corazón confirmó lo que muchos ya sabíamos, que la práctica del yoga y la ingestión de chocolate negro mejoran la salud cardiovascular. No sé si es exactamente una curiosidad, pero ¡sí es mi sueño! Ahora bien, frena tu entusiasmo y opta por no realizar estas dos prácticas tan saludables de forma simultánea.

Según diversas fuentes (en este caso, la Universidad de Queens, en Cánada, y la Journal of Sexual Medicine), el yoga incrementa el deseo sexual en las mujeres, mejora la lubricación y aumenta el número de orgasmos. Por si necesitabas un último empujón para empezar a practicarlo…

Y por último, pero no menos importante. Si has de volar a la costa oeste de Estados Unidos, más en concreto a San Francisco, estás de suerte. El aeropuerto de esta ciudad ha habilitado una sala expresamente dedicada a la práctica del yoga. La Yoga room está abierta a todos los pasajeros y ubicada, al parecer, a continuación de los controles de seguridad. Una buena idea porque, desde luego, estos perjudican muy seriamente la salud mental de cualquiera.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*