Consejos para combatir las agujetas del pilates

Cuando empecé a practicar pilates, una de las cosas que peor llevaba eran las agujetas, ya que me dolían todos los músculos al día siguiente.

Consejos para combatir las agujetas del pilates

Si a ti también te pasa, quiero darte una serie de consejos para que puedas combatir las agujetas provocadas por la práctica de pilates. ¡Para que no te pase como a mí!

El pilates también causa agujetas

A pesar de que es una actividad en la que, en teoría, el esfuerzo físico que tienes que realizar es menor al de otro tipo de ejercicio, la práctica del pilates no está exenta de las agujetas. Cualquier actividad física, por pequeña que sea su intensidad, puede derivar en que tengas agujetas después de practicarla. Eso dependerá de lo acostumbrado que tengas a tu cuerpo al ejercicio.

Es muy frecuente que, tras asistir a la primera clase de pilates, tengas molestias en varias zonas de tu cuerpo como consecuencia del esfuerzo realizado. A medida que tu cuerpo se vaya familiarizando con los ejercicios cada vez serán menores los dolores provocados por las agujetas hasta que un día dejes de tenerlos.

No desesperes, ¡existen soluciones!

Una de las medidas menos conocidas para combatir las agujetas es volver a hacer ejercicio, aunque a una intensidad baja. ¡Sí, lo que lees! Con eso activarás la circulación sanguínea de tu cuerpo, ayudando a que los dolores desaparezcan más rápidamente. Para combatirlas también es aconsejable que, tras el ejercicio, te des un masaje o, al menos, una ducha combinando agua fría y caliente.

También conviene que sepas que hay algunas ideas sobre cómo prevenir o acabar con las agujetas que no son verdad. Por ejemplo, los estiramientos no influyen en la aparición o no de las agujetas. Aunque son convenientes tras cualquier actividad física.

Además, ¡no te engañes! Se ha comprobado que el remedio milagroso de tomar agua con azúcar tampoco es efectivo para conseguirlo. No existe un método que te permita prevenir la aparición de las agujetas. Únicamente puedes tomar medidas para que sean lo menos dolorosas posibles.

Las agujetas suelen aparecer cuando empiezas a practicar una actividad deportiva nueva, debido a que no conoces cuál es el nivel adecuado para iniciarte y puedes excederte a la hora de practicarlo. Por eso, si no practicas deporte habitualmente, debes empezar poco a poco, aumentando el esfuerzo de manera moderada. Si lo haces, verás cómo las agujetas que tendrás son mínimas, ya que tu cuerpo se irá acostumbrando al ejercicio frecuente y, en poco tiempo, no notarás ningún tipo de molestia después de practicar deporte. ¡Ánimo!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*