Ponte en forma con el yoga booty ballet

¿Alguna vez imaginaste que pudieras hacer baile mientras practicas yoga? Pues sí, es posible, gracias al yoga booty ballet.

Young attractive woman doing yoga in nature.

Y es que igual que otras veces te he hablado de vertientes del yoga más espirituales, hoy es el turno de una disciplina mucho más dinámica y más enfocada al aspecto físico del yoga. ¿Quieres saber más?

Busca un entrenamiento completo

El yoga booty ballet es una de las más novedosas clases grupales que han llegado a nuestro país procedente de Estados Unidos. Al centro donde voy yo están a punto de traerlo y me muero por probarlo.

Esta clase, como su propio nombre indica, combina el yoga con el ballet, además de ser una estupenda actividad cardiovascular. Lo que busca esta clase es ayudarte a estirar tus músculos mediante las diferentes posturas de yoga, a la vez que trabajas tu resistencia y quemas grasa. Además, con la introducción del ballet lo que se busca es que mejores tu equilibrio.

Dentro del yoga, se usan influencias de diferentes estilos, como el kundalini y el hatha yoga. Es una clase muy divertida y en la que disfrutarás tanto si eres amante del ballet como si lo eres del yoga.

Las clases tienen diferentes etapas

En cada sesión de yoga booty ballet se trabajan diferentes aspectos, como la sintonización con tu yo interior, la energía, la fuerza y el equilibrio. Como no podría ser de otra manera, la respiración juega un papel fundamental en estas clases, ya que con el control de esta puedes trabajar conjuntamente tu cuerpo y tu mente. Además, al tener el ballet mucha presencia, la música es un elemento clave en las sesiones de yoga booty ballet.

En las clases se usan diferentes estilos musicales, desde el reguetón hasta la música clásica, en función de la fase de la sesión en la que te encuentres, con el fin de estimular tu cuerpo y tu mente. Las clases están estructuradas, empezando con una etapa de meditación en la que la respiración se trabaja desde varios enfoques diferentes a partir de las enseñanzas del kundalini yoga. Después se lleva a cabo el trabajo cardiovascular y los ejercicios de ballet para cerrar la sesión con unos 15 minutos de posturas basadas en el hatha yoga.

La idea es que el yoga sirva para estirar tus músculos después del esfuerzo realizado durante los ejercicios, de manera que cuando acabes la clase estés completamente relajado.

Si eres aficionado al yoga, no puedes dejar de probar el yoga booty ballet. Seguro que te gusta y quieres repetir.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*