Ejercicios con el aro de pilates

¿Tú también eres un incondicional de las clases de pilates? Entonces sabrás que para practicar esta disciplina muchas veces no basta solo con utilizar tu cuerpo, sino que necesitas una pequeña ayuda de ciertos aparatos.

Ejercicios con el aro de pilates

Con el tiempo, poco a poco me he ido haciendo con mis propios complementos para practicar pilates y, de todos ellos, uno de mis favoritos es el aro. ¿Quieres saber cómo utilizarlo?

Aporta un esfuerzo extra a los ejercicios

Muchos de los ejercicios de pilates pueden llevarse a cabo con la ayuda del aro. Este objeto permite añadir nuevas cualidades a los ejercicios tradicionales de pilates, ya que ayuda a mantener el cuerpo correctamente alineado, además de permitir la activación de grupos musculares concretos para ayudar a potenciarlos.

Y por si eso fuera poco, también te aporta una ayuda para mejorar tu coordinación.

Puedes trabajar diferentes partes de tu cuerpo

Para sacarle el máximo partido, puedes utilizar el aro para entrenar tus abdominales, tus abductores y los extensores de los brazos y de la espalda. También es muy eficaz para trabajar los diferentes tendones de tus articulaciones.

Un ejercicio que puedes realizar con la ayuda del aro es el siguiente: sentado en el suelo con las rodillas y la cadera en un ángulo de 90º, toma aire, coloca el aro entre tus piernas justo por encima de las rodillas y presiónalo con los abductores de la cadera. Después expulsa el aire y presiona las piernas juntas alejando las caderas del eje central del cuerpo. A continuación vuelve a tomar aire y, manteniendo la presión en el aro, realiza pequeños movimientos. Finalmente regresa a la posición inicial. Con este ejercicio entrenas la zona del aductor y la cadera, aunque realmente actúa sobre varias zonas del cuerpo simultáneamente.

Otro ejercicio muy útil y uno de los más comunes para tonificar brazos es sostener el aro por ambos lados con las manos, de manera que los brazos estén estirados y formen un ángulo de 90º con el tronco. A continuación, realiza pequeñas presiones, intentando juntar ambas manos y volviendo a la posición inicial. Con este simple ejercicio conseguirás fortalecer tus brazos poco a poco y sin darte cuenta.

El aro de pilates se puede convertir en tu gran aliado, ¡haz la prueba!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*