Consejos para volver a pilates después de unas vacaciones

Cuando llega el final de las vacaciones, hay que volver a la rutina diaria en todos los sentidos. Hay que madrugar para ir al trabajo, volver a comer de manera sana y reiniciar la práctica del pilates, entre otros.

Consejos para volver a pilates después de unas vacaciones

Yo te recomiendo que en la época de vacaciones no dejes de comer sano ni de hacer deporte, pero por si acaso has perdido la rutina y te cuesta más de la cuenta volver a pilates, quiero darte unos consejos.

No intentes recuperar el tiempo perdido

Después de un periodo de inactividad más o menos largo, en función de las vacaciones que hayas tenido, es el momento de retomar tus clases de pilates. Es probable que hayas cometido algunos excesos que se hayan transformado en kilos de más y el ansia por volver a tu estado previo a las vacaciones te puede jugar una mala pasada.

No debes tener prisa por volver a tu nivel físico habitual. Debe ser un proceso progresivo en el que no debes tener miedo de empezar a un nivel muy bajo, ya que es mejor ir paso a paso sin precipitarse. El objetivo es que tu cuerpo se vaya adaptando gradualmente de nuevo al ejercicio físico.

Coge el tono físico a tu ritmo

Seguramente el primer día después de las vacaciones, sobre todo si has estado un tiempo considerable fuera, notarás que estás un poco oxidado cuando hagas los primeros ejercicios de pilates. Te costará bastante hacer cosas que antes hacías sin dificultad. No debes preocuparte porque es algo normal. Tu cuerpo se ha acostumbrado a la vida vacacional y necesita un tiempo para ir recuperando su ritmo habitual. En cualquier ejercicio físico, y el pilates no es una excepción, hay que ir aumentando poco a poco la dificultad e intensidad.

Por eso, debes empezar con cosas muy simples para que tu cuerpo, que tiene memoria, vaya recordando los diferentes movimientos. Seguro que al cabo de poco tiempo ya te vas notando mucho mejor y que los ejercicios ya te vuelven a salir. Ese es el momento en que puedes subir un nivel más e ir probando cosas más complejas. Ese tiempo depende de cada persona y sus características, pero antes de lo que crees estarás a un nivel parecido al de antes de irte de vacaciones y podrás continuar disfrutando del pilates y sus beneficios. ¡Ánimo!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*