Encuentra tu lugar para meditar

La meditación es uno de los aspectos fundamentales para conseguir encontrarte con tu yo interior. Como sabes, está muy vinculada a disciplinas como el yoga y el pilates, ya que ayuda a liberar la mente de pensamientos negativos que nos impiden que tu cuerpo y tu mente se conecten. Sin embargo, requiere unas determinadas condiciones para que pueda hacerse correctamente y una de ellas es el lugar donde se va a meditar.

Encuentra tu lugar para meditar

Aunque no soy experta en meditación, voy a intentar recopilarte una serie de consejos para elegir un lugar para meditar. Son los que más me gustan a mí. ¡Ahí van!

Tiene que ser un sitio tranquilo

Uno de los objetivos de la meditación es acabar con el estrés y los pensamientos negativos y, para eso, es necesario tener la mente relajada. Lo ideal es que lleves a cabo la meditación en un espacio reservado específicamente para ello, de manera que tengas una serie de cosas que te ayuden a mantenerte en paz y sin distracciones.

Debes escoger bien ese sitio, intentando que esté alejado del ruido, ya sea en tu casa o en otro sitio. Tienes que tener cosas que te transmitan energía positiva, de manera que te incentiven y te ayuden a meditar.

No es necesario que el lugar tenga unas características concretas, simplemente debe ser tranquilo y agradable para ti, además de estar disponible para el momento del día en el que quieras meditar.

Hay algunos sitios que te pueden servir

A algunas personas les gusta aprovechar el momento del día en el que se duchan para dedicar unos minutos a meditar. Ten cuenta que una buena ducha ayuda a relajarte y a eliminar el estrés, lo que facilita que tu mente esté más receptiva para meditar. Además, el baño suele ser un sitio en el que estás en la intimidad y alejado del ruido, por lo que puedes estar tranquilo durante algún tiempo.

Puedes hacerlo mientras te duchas, ya que el agua te relaja y te facilita el abrir tu mente. Darte un baño relajante con sales o aceites es una manera estupenda de comenzar el proceso de meditación. ¡A mí me encanta!

Fuera de tu hogar puedes elegir cualquier lugar que esté alejado de los coches y el estrés. Un río, un lago, un bosque, es decir, cualquier sitio que te permita estar en contacto con la naturaleza es válido. La playa es un lugar excelente para la meditación, ya que las olas del mar son muy relajantes.

Lo único imprescindible es que sea tu lugar especial de meditación, el que tú has elegido porque te sientes a gusto y relajado. Mi lugar favorito para meditar es la playa, ¿y el tuyo?

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*