¿Conoces las diferencias entre alimentar y nutrir?

Photo by brookelark on Unsplash

Photo by brookelark on Unsplash

Cada 28 de mayo se celebra el Día Mundial de la Nutrición para concienciarnos de lo necesario que es seguir una dieta sana y equilibrada. Antes de comenzar me gustaría haceros una pregunta, ¿tenéis clara la diferencia entre alimentar y nutrir?

Alimentar es la acción de ingerir alimentos para saciar el hambre. Por otro lado, nutrir es el proceso biológico mediante el cuál nuestro organismo obtiene los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento de los alimentos y los líquidos ingeridos. 

Según la OMS, “una mala nutrición puede reducir la inmunidad, aumentar la vulnerabilidad a las enfermedades, alterar el desarrollo físico y mental, y reducir la productividad”.

Photo by brookelark on Unsplash

Photo by brookelark on Unsplash

Por eso siempre insisto tanto en seguir una dieta equilibrada y combinarla con ejercicio físico. A continuación os doy 5 consejos para mejorar vuestra nutrición:

1. Sigue una dieta variada

Como he comentado hace un momento, esto es algo fundamental para conseguir una buena nutrición. Consumir una variedad de alimentos hace que obtengamos una variedad de nutrientes para poder cubrir así la ingesta diaria recomendada. Este es uno de los puntos a los que debemos prestarle más atención, porque es uno de los que más cuesta cumplir. También debemos variar en colores, texturas, olores, sabores y en la forma de preparar las comidas.

2. Toma al menos 5 raciones de fruta y verdura al día 

Nos aportan carbohidratos simples, vitaminas, minerales y fitonutrientes. No debemos olvidar su aporte de fibra dietética, sobre todo si los consumimos con la cáscara (aquellas que lo permitan). Por lo que aprovecha la fruta y la verdura de temporada y que no falte en casa.

Photo by dosejuice on Unsplash

Photo by dosejuice on Unsplash

3. Evita las grasas tipo trans, la sal y el exceso de azúcar

Estos ingredientes son los que se utilizan principalmente para potenciar el sabor de los productos. Su consumo excesivo favorece la aparición de sobrepeso, obesidad, diabetes, hipertensión y enfermedades cardiovasculares. Por eso te recomiendo que elijas el consumo de grasas no saturadas, el dulce propio de los alimentos (como en el caso de la fruta) y que utilices las especias para potenciar el sabor de los alimentos.

4. Equilibra las calorías que ingieres con la actividad física que realizas

Esto es algo muy personal, ya que cada cuerpo es totalmente distinto y requiere unas cosas u otras. Consiste en que adaptas tu dieta al estilo de vida que lleves, teniendo en cuenta la actividad física que realizas. Tienes que intentar equilibrarlo para conseguir buenos resultados.

5. Realiza deporte y evita el consumo de bollería y bebidas alcohólicas 

Hay miles de actividades que puedes hacer para mover el cuerpo y reducir la grasa corporal: andar, correr, trotar, patinar, montar en bicicleta, saltar, nadar, jugar al tenis, jugar a fútbol…lo que más te guste. La clave es encontrar una actividad que te guste y te divierta y ser constante. Así te lo pasarás bien mientras ayudas a tu cuerpo a mantenerse activo y sano. 

La OMS recomienda que los adultos realicen 150 minutos semanales de actividad física aeróbica (de intensidad moderada) o bien 75 minutos semanales de actividad física anaeróbica (mucha intensidad).

Con respecto a las bebidas alcohólicas, no olvidéis que nos proporcionan calorías “vacías”, ya que solo nos aportan energía pero no nutrimentos, por lo que no deben estar dentro de nuestra dieta habitual. 

 

Espero que os hayan servido estos pequeños consejos y que comencéis a llevar una vida más saludable. 

 

Dra Ana Maldonado

Médico Especialista en Medicina estética facial y corporal 

www.draanamaldonado.com

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*