Cómo recuperar la motivación para ir al gimnasio

Dar con una rutina de ejercicios que da resultados es una sensación increíble. No hay nada mejor que estar motivado para ponerse las zapatillas y entrenar duro cada día. Pero todos somos humanos, y a veces la motivación, simplemente, desaparece.

Por muy entregados que estemos a la labor por ponernos en forma, todos hemos atravesado alguna vez algunos de esos baches de motivación. Por eso hemos recopilado algunos consejos motivacionales, para que puedas prepararte para entrenar bien, incluso los días que menos te apetece.

Pixabay

Pixabay

Considera la posibilidad de entrenar como una bendición o un regalo.

Quererse a uno mismo” y “cuidarse a uno mismo”, son expresiones de moda, pero también son ideas muy poderosas de mantener nuestra salud y bienestar se trata. Asimismo, debemos agradecer cada día la posibilidad de poder entrenar, ya que hay muchas personas que o bien por falta de tiempo o bien por enfermedad no pueden permitírselo.

El lenguaje que rodea al ejercicio es a menudo negativo y está dominado por el: “tienes que” hacer ejercicio o “tienes que” salir a correr. Mejorar tu motivación es tan simple como cambiar tu vocabulario: “por suerte” hoy puedo hacer ejercicio o “por suerte” hoy puedo salir a correr.

Pixabay

Pixabay

Escucha tus canciones favoritas.

Escuchar un mix de canciones alegres mientras te preparas o mientras vas de camino al gimnasio te hará sentir imparable al entrar por esa puerta. Ya se trate de una lista de canciones propia o de una lista increíble que has encontrado, poner banda sonora a tu rutina de pre-entrenamiento te pone las pilas desde antes incluso de que comiences el calentamiento.

Dale un giro a tu rutina.

Todos hemos oído alguna vez ese consejo de entrenar siempre dentro de un mismo horario. Y se trata de un consejo totalmente válido, pero si tu estilo de vida ha cambiado, también deberías considerar la hora a la que visitas el gimnasio.

Supongamos que has conseguido un ascenso , que estás trabajando más y que salir más tarde se ha convertido en la excusa perfecta para no ir al gimnasio. En ese caso, intenta probar durante una semana las sesiones de ejercicio matutinas. El tiempo que pasas en el gimnasio debe complementar tu vida, así que juega un poco y encuentra lo que más se adapte a ti en cada momento.

motivacion-gimnasio

No te quedes atascado.

Sólo porque sea ejercicio no significa que no pueda ser divertido. Si cada vez te da más pereza ir al gimnasio, es probable que sea culpa de tu propia rutina de ejercicios.

Si la rutina que estás haciendo se te antoja demasiado estricta o eres incapaz de recordar la última vez que probaste una máquina nueva, es hora de darle un toque nuevo a tu rutina. Súbete a la bicicleta de spinning o sal de tu zona de confort con los equipos de TRX. Siempre puedes volver a la rutina de siempre, pero si vuelves después de haber probado cosas nuevas, puede que incluso la vuelvas a coger con gusto. Cambiar de rutina de vez en cuando o introducir alguna que otra novedad, te hará menos propenso a aburrirte.

motivacion

Rodéate de inspiración.

Hay ciertas frases que provocan una reacción en nuestro interior y hacen que saquemos lo mejor de nosotros mismos. Prueba a colocar mensajes inspiradores en esos lugares de tu casa donde mires con frecuencia, desde el espejo de su baño hasta tu escritorio en el trabajo.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*