Meditación y resiliencia para hallar la felicidad

La meditación debería aprenderse desde los pocos años de vida. Es barata, sencilla y está llena de ventajas para la salud mental del organismo. Es más, disuadir los pensamientos negativos a través de la resiliencia garantiza la felicidad y el éxito, puesto que aumenta la capacidad de concentración en los estudios, el trabajo y te prepara para afrontar la dura realidad.

resiliencia

Nuestros padres nos han inculcado que la felicidad se alcanza ganando mucho dinero, casándote y teniendo un gran trabajo. No obstante, la gente se olvida de aspectos fundamentales como la paz interior. Tener confianza en uno mismo implica deshacerse de problemas banales y centrarse en sentimientos como la amistad, el amor, la tranquilidad o la felicidad. Por esta razón es muy importante adquirir buenos hábitos que ayuden a controlar las emociones negativas, como la resiliencia y la meditación diaria.

Otra técnica que la psicología ha desarrollado para ser más feliz es el mindfulness. Esta disciplina consiste en asumir los sucesos que van ocurriendo en la vida, sin entrar en juicios de valor que únicamente causan estrés y dolor. Es el primer paso para superar el pesimismo y liberar la mente, lo que influye positivamente en la salud porque preserva las integridad de las neuronas cerebrales, aumentando así la esperanza de vida. Además, vivirás con una sonrisa, con menos penas y sin preocupaciones que te impidan avanzar. Una rama de la ciencia en auge debido al éxito que ha tenido en quienes la han probado.

También se ha comprobado que dejar la mente en blanco es muy beneficioso para la salud. Aquí no hay que enfrentarse a los prejuicios, sino que intentarás dejar de pensar durante varios minutos para descansar la conciencia. Es uno de los métodos más efectivos para lograr la felicidad. Puede que las primeras semanas te parezca difícil pasar medio minuto sin que ningún pensamiento invada tu mente, pero con la práctica constante irás acostumbrándote y te ayudará a relajarte, a cambiar tu estado emocional, a controlar el estrés y a ser un poco más positivo. Además, te pone en una posición de superioridad frente a aquellas personas que tratan de herirte o hundirte en la miseria. Tendrás tanta tranquilidad interior que nada ni nadie afectará a tu felicidad.

Con estos consejos ya dispones de una base para empezar. En primer lugar es conveniente probar el mindfulness, ya que dejar la mente vacía al principio puede resultarte compleja y peliaguda. Si muestras empeño e ilusión, en poco más de medio año ejercerás una dominancia sobre tu inconsciente que jamás te habrías imaginado, y podrás gozar de una actitud más positiva, eliminarás la depresión y por fin podrás vivir sin tantos dilemas personales.

Imagen: pixabay

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*