Yoga en el embarazo

¡Buenos días!

Hacía muchísimo tiempo que no escríbia en el blog, la verdad esque he tenido una buena excusa, bueno, mejor dos! Hace poquito que fuí mamá de dos niñas preciosas y eso claro, roba mucho, muchísimo tiempo.

Iré compensando todas las entradas que quería publicar y que  por una razón o otra no hice.

Han pasado unos meses desde que di a luz, y quiero deciros que mi recuperación ha sido fantástica no sólo a nivel físico sinó también a nivel emocional. Si es cierto que sobretodo los dos primeros meses fueron muy duros, pero una vez te estableces todo va mucho mejor.

Muchas gente me pregunta cómo me he podido recuperar tan rápido y aunque sí que es cierto que me he intentado cuidar la alimentación lo máximo que he podido mientras estaba embarazada, lo mejor mejor que me ha funcionado ha sido practicar yoga.

Al principio los doctores me dijeron que no podia practicar ningún deporte ya que al ser un embarazo gemelar tenía que descansar y hacer reposo. Eso fue durillo ya que soy una persona muy activa y el deporte es una parte fundamental en mi vida. Al final me dejaron seguir con el yoga pero de una manera más pausada,  más centrándose en la relajación y la respiración.

Al empezar el segundo trimestre ya fuimos incorporando nuevas asanas que me ayudaban a estirar los músculos y no sentirme atrofiada. Sólo dejé de ir a clases tres semanas antes de dar a luz, y en mi caso (muy importante seguir los consejos de los doctores sobretodo) me fue muy bien.

El yoga te enseña a respirar correctamente  y mantener la musculatura fuerte (ideal a la hora de dar a luz), según un estudio de la Universidad de Michigan (EE.UU.), también reduce los síntomas depresivos durante  la gestación  fruto del baile de hormonas que sufre la mujer.

Posturas-de-yoga-emabrazadas

El Hatha yoga (modalidad que practico yo) nos ayuda a ejercitar la respiración y los músculos (nos podemos centrar más en la zona pélvica y caderas), el “ujayi” consiste en inspirar profunda y lentamente por la nariz llenando los púlmones y luego exhalar comprimiendo el estómago. Esta técnica también se enseña mucho en las clases preparto, al igual que ciertas posturas parecidas a las asanas que nos ayudan a reducir el riesgo de incontinencia y de estreñimiento ya que representa un masaje ideal para los órganos del cuerpo.

En los siguientes posts os iré enseñando algunas de las asanas que más practiqué durante en embarazo y postparto.

Gracias y un saludo

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*