Leches vegetales

¡Buenos días!

A día de hoy en casa, tanto nosotros como las niñas sólo bebemos leche vegetal, hace ya tiempo que eliminé de casa la leche de vaca por diferentes motivos (si quereís otro día puedo daros información) y desde entonces sólo he encontrado más que beneficios. El consumo de leche de vaca suele tener ciertos inconvenientes: difícil digestión, mucosidades, intolerancia a la lactosa y problemas digestivos entre otros, que pueden ser fácilmente evitados sustituyendo esta leche por las bebidas vegetales.

breakfast-1001382_960_720

 

Las leches vegetales están  elaboradas a base de agua e ingredientes vegetales. No contienen lactosa ni colesterol, la mayoría son de bajo contenido calórico (OJO!! Importante siempre fijaros en las etiquetas del producto, en muchos para darle más gusto añaden azúcar; es por ello que es muy importante comprar las que pongan “sin azúcares añadidos”) tienen un alto contenido en agua (hasta el 90%) y sus componentes son fáciles de asimilar y digerir. Además, contienen menos grasa que la leche de vaca, con un elevado porcentaje de grasas mono y poliinsaturadas, que benefician la salud cardiovascular.

Os recomiendo el libro El estudio de China”, un libro fantástico dónde cambió mi percepción sobre la alimentación. Trata sobre diferentes estudios científicos (y en principal el Estudio de China), y cómo a través de una buena alimentación (prácticamente vegetariana) podemos no sólo cuidarnos y llevar una vida sana, sinó alejarnos de cualquier enfermedad, incluyéndo el cáncer, enfermedades cardiovasculares, párkinson…

Pero volviendo al tema de la leche, comentaros que la de vaca es uno de los principales desencadenantes de alergias e intolerancias alimenarias, ésta se trata de una insuficiencia en la producción intestinal de lactasa, una enzima encargada de digerir la lactosa presente en la leche. Esta pasa al intestino, donde fermenta, provocando dolor abdominal, flatulencia, hinchazón, vómitos, diarrea…

La leche animal es un alimento rico en colesterol , por ello el consumo de la misma estimula al hígado a elaborar más colesterol, elevando los niveles en la sangre y acumulando, al mismo tiempo, dicha grasa de  por lo que contribuye al aumento de peso (entre otros problemas mucho más graves).

Sólo es una pincelada que os quería dar sobre el tema, en otro post me gustaría enseñaros que tipos de leches vegetales hay en el mercado e incluso daros alguna receta ya que se pueden hacer en casa sin problema.

¡Gracias y un saludo!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*