Cómo motivarte para correr

Aunque todo el mundo sabe que hacer deporte es muy bueno e importante para mantener la salud, hay ocasiones en las que cuesta mentalizarse y salir a la calle a correr. Eres consciente de que una vez que empiezas te sientes mucho mejor, pero el cansancio y la pereza son mayores. Para evitar que esto se produzca, tienes que buscar una motivación que te estimule. ¡Ánimo! Ya verás como es posible.

Cómo motivarte para correr

Márcate una meta

Después de llegar a casa tras muchas horas trabajando, lo que menos te apetece es ponerte las zapatillas y salir a correr. Sin embargo, tienes que luchar contra eso y la mejor manera de hacerlo es estableciendo un objetivo que te ayude a querer correr.

Puede ser perder una cantidad determinada de peso, puede ser conseguir acabar una carrera popular, hacerlo en un determinado tiempo, etc. En definitiva, algo que te haga ver el running como algo atractivo. Eso sí, es fundamental que sea algo realista. No puedes plantearte acabar una carrera popular que se celebre dos semanas después si no has corrido desde hace dos meses, por ejemplo. Es mejor que plantees retos pequeños pero asumibles y, a medida que te veas en mejores condiciones, vayas pensando en metas mayores.

Correr una maratón es el objetivo

La mayoría de los runners se marcan como meta correr una determinada carrera, siendo la maratón la prueba favorita para casi todo el mundo. Seguro que, si ya has corrido varias carreras populares más o menos largas, te has planteado ya ir a por los más de 42 km. Este tipo de pruebas requieren no solo de fortaleza física sino también mental. Habrá momentos de la preparación que serán duros y en los que querrás tirar la toalla. Será justo ahí cuando tendrás que pensar que, si consigues llegar en condiciones a la carrera y alcanzas a terminarla, habrás logrado algo que muchas personas han intentado pero no todas lo han hecho y creo que no hay mayor motivación que esa. ¡Tú puedes hacerlo!

Piensa que en todas las carreras hay personas que se encargarán de darte ánimos cuando las fuerzas flaqueen. También te ayudará pensar en todo el tiempo y esfuerzo que has dedicado a preparar la prueba y que tienes que hacerlo lo mejor posible. Pueden surgir imprevistos en forma de lesiones o enfermedades, pero habrás luchado por alcanzar la gloria y habrás puesto todo de tu parte para conseguirlo. ¿No te apetece intentarlo?