Cómo distinguir las agujetas de las lesiones

Cuando practicas cualquier deporte es normal que surjan molestias. Es especialmente frecuente durante los primeros días de entrenamiento, ya que el cuerpo todavía no está acostumbrado al ejercicio y aparecen las típicas agujetas.

Cómo distinguir las agujetas de las lesiones

Sin embargo, en ocasiones, lo que puedes pensar que son agujetas en realidad puede ser algún tipo de lesión. Por eso, es importante que aprendas a identificar qué son agujetas y qué puede ser una lesión para actuar en consecuencia. ¡Voy a tratar de ayudarte!

Las agujetas duran poco tiempo

El día siguiente a tu primer entrenamiento seguro que sentiste un dolor más o menos intenso en algunas zonas de tu cuerpo. Aparecieron las temidas agujetas. A pesar de lo que la mayoría de la gente cree, el peor día de las agujetas no es el primero, sino el segundo, ya que tu cuerpo está en proceso de recuperación y es cuando el dolor se manifiesta más intensamente.

A pesar de que las molestias pueden llegar a ser importantes, lo normal es que al tercer día ya estés casi recuperado por completo. Este es uno de los factores que puede servirte para sospechar que lo que tienes no son agujetas, sino algo más serio. Además, conviene que lo identifiques lo antes posible porque, si sigues las indicaciones de la mayoría de los deportistas, te recomendarán que la mejor manera de combatir las agujetas es haciendo ejercicio de nuevo, algo que podría ser muy perjudicial en el caso de una lesión.

Una lesión requiere tratamiento

Otro factor a tener en cuenta es la necesidad o no de tratamiento. Si lo que tienes son agujetas, estas desaparecen sin que tengas que hacer nada especial después de un par de días o tres a lo sumo. Sin embargo, detectar cuanto antes una posible lesión puede ser importante para iniciar el tratamiento lo antes posible.

Yo te recomendaría que, como medida de precaución, si notas que tienes dolor te tomes algún analgésico, además de ponerte hielo en la zona. Si son agujetas, no causarán ningún mal e, incluso, pueden contribuir a calmarte. Si por el contrario, lo que tienes es una lesión, el analgésico y el hielo son más que recomendables, así que estarás ayudando a la curación de tu lesión.

En caso de duda sobre qué puedes tener, te aconsejo que acudas al médico lo antes posible para descartar cualquier lesión o, si tus sospechas eran ciertas, empezar a tratarlo de la manera más adecuada.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*