¿Cómo combatir el mal de altura cuando corres?

No sé si habrás oído hablar del mal de altura, pero son muchos los corredores que lo padecen y cada vez es más común cuando sales a correr y superas diferentes altitudes. ¿Quieres saber en qué consiste y cómo combatirlo? ¿Qué ejercicios o alimentos te pueden ayudar? Pues hoy te voy a hablar un poco sobre el mal de altura o también conocido como el mal agudo de montaña.

¿Cómo combatir el mal de altura cuando corres?

El mal agudo de montaña es un trastorno que se produce cuando las personas suben a lugares elevados por encima de los 2.500 metros de altitud por encima del nivel del mar. A esta altura el organismo necesita aclimatarse y adaptarse, ya que el nivel de oxígeno que hay disminuye a medida que aumenta la altitud.

Si eliges una zona de montaña para correr, tienes que tener en cuenta que tu organismo no está acostumbrado a bajos niveles de oxígeno y puede padecer el mal de altura con consecuencias graves si no lo vigilas adecuadamente.

Síntomas del mal de altura

Los primeros síntomas se experimentan cuando alcanzas una altura de 2.200 metros aproximadamente sobre el nivel del mar. Notarás dificultad para respirar con normalidad y aumento del ritmo cardiaco. Cuando llegas a los 4.000 metros aparece el dolor de cabeza, la sed y el cansancio extremo.

Por encima de los 4.000 metros llegan los vómitos, falta de fuerza muscular y náuseas. Superando los 7.000 metros empieza la desorientación, los temblores e incluso se puede llegar al coma respiratorio. Todo esto se solucionará si mantienes un reposo de 24 a 48 horas sin hacer ejercicio, buena hidratación y sobre todo una dieta rica en azúcar para terminar con la recuperación adecuada.

Consejos para evitar el mal de altura

Tranquilo porque hay maneras de combatirlo. Lo más importante es que corras o hagas trekking siempre a un ritmo muy inferior al que lo harías en llano. Otro consejo fundamental es que estés muy hidratado: aunque no tengas sed, bebe agua durante el ejercicio. A medida que va aumentando la altura también baja la temperatura, así que abrígate antes de tener frío.

También debes descansar antes de estar agotado, ya que en las alturas el cerebro tarda más en mandar las señales a tu cuerpo y cuando sientes las cosas ya es extremo.

Por todo ello debes vigilar los síntomas, para correr de forma segura y hacer de este deporte algo divertido y no peligroso. No todo el mundo tiene la misma tolerancia a la altura y cada persona gestiona el oxígeno de forma diferente, por eso te aconsejo que si sales a correr en grupo, no sobrepases tus límites por seguir al resto.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*